¡Au revoir........PSOE!


Ayer eran las 15:00 y me faltaba muy poco para completar los 30 minutos de carrera que hago tres días en semana en el parque que hay junto a mi casa acompañado de una pequeña radio, cuando las noticias reproducían las palabras con las que Manuel Valls justificaba su abandono del partido socialista francés: "El Partido Socialista está muerto, seamos claros, y ahora es esencial garantizar una mayoría a Emmanuel Macron porque la división sería fatal"
Decía el locutor que para las presidenciales francesas, Valls (moderado) había sido el candidato del aparato del partido, mientras que Hamon (radical) lo había sido de los militantes. ¡Esto me suena!. Hamon se impuso en las primarias y se convirtió en el candidato oficial del Partido Socialista Francés. Quedó eliminado en la primera vuelta de las presidenciales con un 6,2% de los votos.
El PS francés está muerto porque sus militantes se lo han cargado al elegir un candidato que por su radicalidad sólo les convencía a ellos y no a la mayoría de los votantes tradicionales del partido. No hay más.
Aquí pasa igual con Susana y con Pedro pero me barrunto que éste último puede ser ya miembro de Podemos -"para mi Cataluña es una nación" ha dicho- y que la vaina de su candidatura a las primarias no es más que un caballo de Troya con el que dinamitar al PSOE desde dentro. Ya dio muestras de su catadura moral cuando en el Comité Federal intentó un “pucherazo” que fue abortado por el resto de los delegados entre gritos de “cobardes” y “sinvergüenzas”.
En cualquier caso, gane quien gane las primarias me temo que en el PSOE las vías de agua son ya demasiadas, el hundimiento se avista en el horizonte cercano y no me extrañaría que sus cuadros políticos andasen buscando acomodo en Ciudadanos o en Podemos.
Leo en el SemanalDigital de hoy el siguiente titular, “Se desata una batalla campal entre los diputados del PSOE con amenazas y tortas”. En el cuerpo de la noticia aclara que “las fuentes consultadas por este diario reconocen que los diputados afines a Sánchez "se han venido arriba" desde el resultado de la recogida de avales y que operan ya como un grupo propio con su jefe de filas, la diputada Adriana Lastray que "según ha sabido ESdiario, algún parlamentario próximo al oficialismo han empezado a coquetear de manera informal con Ciudadanos."
El PSOE vuelve a repetir su historia. En 1934 el partido se fracturaba en dos: los que estaban por cumplir la Ley y defender la República con Indalecio Prieto entre ellos y los que estaban por lo contrario, con Francisco Largo Caballero al frente. Dos años más tarde fue 1936.


Sólo puede quedar uno

-->
Me parece que sólo de inteligentemente sagaz puede calificarse la habilidad política de Mariano Rajoy al obtener para España el derecho a vetar cualquier decisión de la UE respecto de Gibraltar en el contexto negociador del Brexit. "Una vez que Reino Unido deje la Unión, ningún acuerdo entre la Unión Europea y Reino Unido se podrá aplicar al territorio de Gibraltar sin el acuerdo entre España y Reino Unido", ha dicho Donald Tusk.

En mi opinión nos encontramos ante una oportunidad histórica para nuestro país.

Con el incordio del Reino Unido fuera, estamos en un momento óptimo para consolidarnos como uno de los pilares básicos de la UE.

El Brexit -como todos los populismos- ha dividido en dos a los británicos. La vaina “at home” no pinta nada bien. Escocia e Irlanda del Norte, Londres y sus alrededores han votado mayoritariamente por la permanencia. Los primeros no han tardado un minuto en pedir un nuevo referéndum para abandonar el Reino Unido. Los segundos comprueban sin anestesia que, de golpe, se han convertido en frontera de la UE, que de nuevo hay impuestos aduaneros con sus vecinos del sur y que los beneficios económicos derivados del proceso de paz y el proceso mismo están en riesgo. Los terceros reunieron 4 millones de firmas en un mes para solicitar un segundo referéndum. Les esperan sin duda unos años de agitado revuelo doméstico. 
 
Desde el punto de vista económico, el Brexit espanta ya a muchas empresas de la City. A bancos como JPMorgan, Goldman Sachs, HSBC, Lloyds y UBS. A compañías de seguros como Allianz, Axa y Generali. A firmas de capital riesgo estadounidenses, como Blackstone y Carlyl. Todas estas empresas tienen preparados planes de contingencia para trasladar sus sedes y sus trabajadores a países miembros de la UE. El denominador común a todas ellas reside en el temor a las restricciones comerciales que puedan recaer sobre el Reino Unido una vez esté fuera de la Unión. La pela es la pela.

Es el momento de España.

Guste o no, hemos recuperado la solvencia y el reconocimiento internacional. Nuestra economía promete varios años seguidos de crecimiento. Las previsiones para este año lo sitúan en el 2,8 %. Cuando llegó Rajoy teníamos un paro del 21,28 % y las estimaciones para este año apuntan que la tasa de desempleo acabará en el 17,6 %. El turismo va a continuar en cifras record. Estoy seguro que los gobiernos de Francia o de Italia o de Gran Bretaña, darían un brazo por poder ofrecer a sus ciudadanos unas cifras económicas como las que nos presenta el gobierno de España a nosotros a día de hoy.

Desde esta perspectiva, creo que tenemos muchos boletos para hacernos con una parte del enorme pastel al que los soberbios ingleses se han emperrado en renunciar, pero la envergadura de esta empresa es de tal calado, los intereses en liza son tan valiosos para España, que la preparación técnica y la experiencia política de aquellos llamados a defenderlos en el contexto internacional tiene que ser no sólo exhaustiva y sino también ampliamente acreditada.

El problema es que vuelve a existir una posibilidad cierta de que Mariano Rajoy tenga que convocar elecciones anticipadas y viendo que las alternativas al gallego chapotean entre una jactanciosa indigencia profesional y una absolutamente contrastada ausencia de experiencia, un resultado que no asegure una mayoría absoluta al PP significará que el futuro de mi hija pueda quedar en mano de unos aficionados cuyo único argumento político es el odio visceral al discrepante en un caso y la arrogancia "ad infininitum" como "modus operandi" en el otro.

Si Pedro Sánchez gana las primarias del PSOE –verlo cantar la Internacional produce vergüenza ajena- volverá con su cantinela del no es no y con su forma sectariamente fascista de entender la democracia, pactará con Podemos y hundirá al país.

Pablo Iglesias es marxista leninista. Es decir, el pueblo le importa un comino. Lo único que busca es vivir como vivía la élite política soviética o como vive hoy la norcoreana y la venezolana. Viendo la zafiedad chusca y matonil con la que se está conduciendo en el Parlamento, no quiero imaginarlo en el Gobierno y a Cañamero al frente del CNI, todo ello gracias a la inestimable colaboración de un Pedro Sánchez al que terminarían encarcelando.

Y por último, Ciudadanos. La gran decepción equidistante. Se les presentaba la ocasión que ni pintada y no han hecho sino mostrar una inmadurez política inaceptable. En un ejercicio de responsabilidad y de sentido de Estado, podían haber entrado a formar parte del Gobierno de España para asumir tareas políticas de altura y empezar a curtirse y a foguetearse en la gestión de la “res publica”, pero tampoco, aplican varas de medir distintas según se trate del PP o del PSOE. La soberbia de este chico encopetado le supera. (Ironic mode on) "¡oiga, que ganó un concurso de debate en la Universidad!. Ah bueno.....en ese caso...no hace falta que me diga más" (ironic mode off).

Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Albert Rivera están convencidos de su capacidad para dirigir España y esa es precisamente la prueba palpable de su inmadurez, de su falta de honestidad y del peligro que significa entregar la cuarta economía de la UE a unos elementos que si esto fuera Fórmula 1, no pasarían de la Q1
 
Cuando el ministro Dastis habla de un posible apoyo de España a una futura integración de Escocia en la UE, no creo se trate de un desliz, sino más bien de otra jugada astuta y egoístamente política en defensa de los intereses superiores de España. Que se rompa el Reino Unido nos da igual, pero Escocia posee importantes caladeros de pesca y abundante petróleo. Dastis ha hecho saber a los escoceses que España estaría encantada de respaldar su ingreso en la UE, eso sí, “hablen ustedes primero en Westminster y cuando lleguen a un acuerdo, hablen con nosotros. Brexit es Brexit” les ha dicho González Pons a los representantes de Escocia y de Gibraltar el pasado enero en Bruselas cuando vinieron a pedir árnica.
 
El abierto apoyo ofrecido por España a Escocia muestra a Gran Bretaña que estamos dispuestos a defender nuestros intereses con las mismas "herramientas" diplomáticas que ellos han utilizado en su beneficio con el resto de mundo durante siglos. Seguro que a Teresa May le hubiese venido mejor que España no fuera tan amable con los escoceses y eso mismo es lo que debe pensar la diplomacia española. Ellos apoyan las reivindicaciones de los gibraltareños y, desde el Brexit, nosotros las de los escoceses.
 
Esto es hacer política internacional de altura. Tenemos que sacar tajada de todos los problemas que se le vienen encima a la pérfida albión utilizando la política con frialdad y sin remordimientos para asestar este tipo de golpes, siempre desde la más exquisita y educada correción diplomática y de cómo hacer esto Sánchez, Iglesias y Rivera tampoco tienen ni la más remota idea. 
 


Podría ser


Cuando el gobierno catalán de Más celebró su referéndum “de broma”, allá por noviembre de 2014, muchos fueron los que se preguntaron por qué el Gobierno de Rajoy no “entraba a saco” en el asunto, cuando disponía de una mayoría absoluta más que holgada para hacerlo.
Yo pronto pensé que tenía que haber algo. Tenía que existir alguna “justa causa” que obligaba a un Mariano Rajoy investido por las urnas de un poder “erga omnes”, a quedarse quieto, a no hacer lo que una buena parte de la ciudadanía –y creo que él mismo- deseaba, esto es, poner firme al gobierno autonómico catalán.
¿Qué lo refrenaba para, por ejemplo, aplicar el artículo 155 cuando contaba con el respaldo de la mayoría absoluta del Congreso y del Senado?
Una posible respuesta la tuvimos esta semana con la presentación de la candidatura de Pedro Sánchez a las primarias del PSOE, celebrada en la sede del Círculo de Bellas Artes, sito en el nº 42 de la madrileña calle Alcalá.
Este chaval es un majadero peligroso. Su afirmación "si pierdo no seguiré en política" realizada en un diario digital a principio de mes, es la prueba de la indigencia mental que lo adorna. Si gana las primarias el PSOE se romperá y será devorado por Podemos. Pedro Sánchez lo sabe y lo asume.
A Sánchez no le importan los votantes a pesar de que cualquier idiota entiende que son ellos y no los militantes, los que hacen ganar o perder las elecciones. Sólo está interesado en estos últimos y como sabe que así jamás conseguirá el  aval de las urnas, su único objetivo consiste en sumar los votos de sus acólitos a los de cualquiera con tal de, hablando en román paladino, “tocar mamey”. Eduardo Madina lo clavó: “Hay quien piensa en sí mismo, luego en el partido y, por último, en el país” (Otro al que se le atraganta la palabra España)
En el documento presentado, Pedro, entre otras cosas, reconoce la plurinacionalidad del Estado y la pretensión de modificar el artículo 2 de la Constitución, pero se posiciona en contra del derecho a decidir para disimular. Se muestra favorable a la renta básica universal. Habla de "poner coto al poder abusivo de los oligopolios, neutralizando su intromisión opaca en las regulaciones públicas". Mmmmm...¿dónde he oído yo esto antes?. Propone "no entrar en colisiones frontales y sistémicas con otras formaciones de la izquierda" e invita a formar una alianza con “otras fuerzas progresistas” y aunque no las identifica con nombre y apellidos, (no tiene huevos) todos sabemos que sólo puede referirse a Podemos, a Mareas, a En Comú, a los Anticapitalistas, a la Cup, a Bildu, a ERC, al PdCat, a Junts Pel Sí y a Cataluña sí que es Pot, como mínimo. Todo apesta a Frente Popular. En 1936 la checa de Bellas Artes estaba en el nº 40 de la misma calle Alcalá.
A la vista de que la ambiciosa deslealtad de Sánchez le ha llevado a fracturar al PSOE, tras intentar sin éxito fracturar España, ¿qué habría ocurrido si Rajoy hubiese aplicado el artículo 155 en 2014? ¿habría contado el Presidente con el apoyo cerrado e inequívoco del Secretario General del PSOE para conformar un bloque conjunto en defensa de la Soberanía Nacional y del cumplimiento de la Ley? ¿o habría Pedro Sánchez aprovechado para situar al PSOE al frente de una campaña de agit prop contra el Gobierno, en colaboración con la “alianza de progreso” que anhela entre formaciones de izquierda? Basta recordar lo excepcionalmente bien que preparó el PSOE la jornada de reflexión de las elecciones de 2004, con el rodeo de las sedes del PP e imaginar esta misma situación inmersa en el entorno de las reformas de calado que vivíamos entonces, con el plus de los antisistemas, inexistentes en 2004. Disturbios, revueltas en las calles, altercados y escraches asegurados.
Rajoy se mostró, una vez más, incólume con el asunto catalán, tal vez porque sabía que con Sánchez, a pesar de la mayoría absoluta, no se iba a poder contar en lo del 155 y ante la posibilidad, aunque fuera remota, de que la aplicación de la norma se utilizase como excusa para iniciar una campaña de disturbios y desórdenes planificados que pudieran extenderse, poniendo en riesgo nuestra incipiente recuperación económica y la continuidad en la aplicación de las durísimas medidas que nos tienen creciendo más que nadie en Europa, prefirió optar por el perfíl bajo, se envainó el inmisericorde chaparrón mediático que le cayó a derecha y a izquierda, pero a cambio, hurtó a Sánchez la baza política de poder hacer bandera colocando al principal partido de la oposición y a sus socios de extrema izquierda, abiertamente contra el Gobierno en un tema de tan hondo calado como el catalán. Rajoy habría eliminado de esta forma una posible inestabilidad política institucional grave que habría resultado letal para nuestra economía que, al final, no se vió perjudicada; se continuó sin problema con arreglo a lo planificado y hoy vemos los resultados.
Hace un par de días, el presidente Carlos Puigdemont ha dicho en el Parlamento catalán que “constato con tristeza que en el gobierno de Rajoy no hay voluntad de dialogar sobre un referéndum en Cataluña. Las negociaciones ni están, ni se las espera”
En noviembre de 2016 el diario El Mundo publicaba el siguiente titular: "España: tres años al frente del crecimiento económico mundial."
¡Pues a lo mejor!




 

Otro domingo motero


Este pasado domingo he vuelto a salir con la moto. 

Ya estaba en la calle a las 8:30. Paré en la gasolinera de la Disa que hay por mi casa, llené el tanque y me fui a dar una vuelta por la ciudad. 

Ni un alma en la calle. Las fotos las tiré desde el centro de la calzada. 

El edificio de la fundación Mapfre. Lleva años con el cartel de "se alquila" sin que nadie parezca interesado.  


 


Por esa zona estaba cuando recordé que me quedaban algunas fotos pendientes por Santa Brígida y para arriba me fui.

 Ahí el rutómetro de la jornada.

Reconozco que esta vez tenía intención de subir algo y me puse ropa térmica debajo del pantalón y de la camisa. Menos mal. Cuando iba por Tafira Baja ya el frío era importante pero el equipaje térmico......¡fenomenal! Lo de las manos ya era otra cosa.

Subí por La Tropical. Ni un coche, ni una moto, ni delante, ni detrás. Yo sólo por la carretera, paseando tranquilamente a 40/50 km/h pero trazando todas las curvas de fuera a adentro como si estuviera en un circuito hasta llegar a la rotonda que hay a la altura del Seminario. ¡Qué placer!
 
Y llegué a Santa Brígida 





Pensé tirar por El Gamonal pero iba a terminar saliendo por Telde y ante la posibilidad de tener que coger la pista para volver a casa, preferí continuar hacia San Mateo a donde llegué con las manos bastante perjudicadas por el frío.

Aquello era un "hervidero". Los bares y cafeterías plagados de turistas, de moteros, de grupos de ciclistas, de gente que había venido al mercadillo de frutas y verduras que se organiza cada domingo allá arriba, de vecinos jugando al ajedrez al aire libre en las calles peatonales, de senderistas armados con sus bastones de paseo haciendo acopio de bocadillos y botellas de agua. Huía aterrado de todo aquel rebumbio ensordecedor buscando algún sitio dónde tomarme algo cuando me encontré un bar con este cartel.

Y me dije "coño pues si es un repartidor oficial de felicidad......,no hay más que hablar". Era el típico bar de pueblo. Había tres clientes cuando entré. Lo regentaba una mujer bastante grande con las mejillas rosadas y los brazos poderosos a la que imaginé manejando azadas y ganchetas con destreza natural. Le pedí un cortado largo. Me agarré al vaso caliente con las dos manos para ver si se me calentaban los dedos. Mientras sorbía el café me fijé que los tres hombres que estaban sentados en la barra -sin duda vecinos- veían el partido de Nadal contra Federer. "Yo nunca he entendido la puntuación del jodío tenis este" dijo uno........"son cuatro o cinco puntos pa' un juego" dijo otro...."hay uno al fondo que dice No" apuntó el tercero......hasta que con la firmeza propia de los entendidos intervino la mujer de detrás de la barra. Ipso facto les aclaró cómo funcionaba lo de la puntuación, qué era un ace y qué era un tie break, cuántos juegos hacían un set, la velocidad del servicio de Nadal, qué significaba doble falta y qué hacía aquel tipo diciendo no al fondo de la pantalla, cuando veo como los parroquianos, que parecían interesados en el partido, se levantan, se despiden de ella y salen del bar, pero...sin embargo.....ella seguía hablando sola de tenis.....como si los clientes siguiesen allí porque a mi no me dirigió nunca una mirada. Yo era como si no estuviese. Viendo aquel panorama y pensando en cómo se habían ido los vecinos al verla coger carrerilla con el guineo del tenis, apuré el cortado, pagué y volví a subirme en la moto con dirección a Teror.

El trayecto San Mateo-Teror también discurrió con tráfico escaso. La primera parada la hice en Utiaca. Ahí algunas imágenes de la luminosa Parroquia de Santa Mónica  










La última parada la hice en Arbejales, uno de los barrios de Teror. 

 






De allí ya enfilé para la capital. Dejé atrás Teror y llegué hasta Arucas y cuando pensaba que saldría por la autovía del Norte como siempre, me vi dentro de los nuevos tramos de la circunvalación y casi sin darme cuenta estaba bajando por Tamaraceite.

Serían las doce y media cuando entraba en mi casa.





Barnizando madera



Estamos sustituyendo el toldo de la entrada porque después de diez años, el anterior, tras resistir como un campeón el crudo invierno y el calor extremo propio del clima de Valsequillo, había dado las últimas "boquiadas". Terminó hecho jirones y plagado de agujeros por donde se filtraba el agua que recogía de la lluvia. El nuevo mide más de cinco metros

A la colocación de este nuevo toldo hemos dedicado ya unas cuántas horas de trabajo y aunque me temo que aún nos queda lo más complicado, me lo he pasado bomba.

Vamos a instalar listones de izquierda a derecha como estructura sobre la que colocar el toldo y como queremos que tenga cierta caída hacia la izquierda, pensamos colocar cada listón sobre trozos de madera.



Aprovechando que me quedaban algunos días libres, el pasado jueves subí temprano y sobre las 8:30 ya estaba dando la primera mano de pintura protectora a cada uno de los listones. 


A medida que los pintaba, los iba colocando en los peldaños superiores para que se fueran secando antes de empezar con la segunda mano.



Terminé sobre las dos de la tarde. Todos los listones y todos los trozos de madera para elevarlos con dos manos de protector.


Ya había decidido quedarme a pasar la noche arriba. Mientras se secaban los listones, me dediqué a ordenar el garaje porque ya casi no se podía caminar sin correr riesgo de caerse. El serrucho, la caladora, el cepillo eléctrico, el taladro, destornilladores, alicates, la escalera, los innumerables trozos de madera deshechados........

Cuando terminé todo me dediqué a sacar fotos con el móvil y ahí están todas. La verdad es que me sigue sorprendiendo la calidad de las fotos que saca el móvil








A las 17:30 ya había terminado con las fotos. Me tumbé un rato y me quedé medio dormido hasta las siete y algo, me duché, cené y a las nueve ya estaba acostado. Aunque hacía bastante frío, el radiador funcionó a la perfección. Estaba tan cansado despúes de la jornada de trabajo, que me dormí en seguida.

Por la ciudad y hasta Agüimes

Llegué sobre las nueve de la mañana al muelle deportivo, como siempre, para ver si había algo interesante, pero nada. Tiré dos o tres fotos y me fui. El día se veía despejado hasta en la cumbre.

Las plataformas y los buques de prospecciones ya habituales en nuestro Puerto. Deben estar dejándose un buen dinero en atraque y avituallamiento.

 

Mientras salía del muelle en dirección sur, dejando la supercomisaría a mi derecha, enfilé la avenida por el carril interior y a la altura de la Fuente Luminosa recordé que no tenía ni una foto de la iglesia de Schamann. Tiré por Bravo Murillo y subí por San Antonio hasta la plaza de Don Benito.



La verdad es que la iglesia de Nuestra Señora de los Dolores de Schamann presenta un aspecto externo de importante deterioro. Según encuentro en la red, fue construida en 1959 por el arquitecto catalán Joan Margarit Serradel. 

La necesidad de reformas y mejoras es particularmente visible en la torrre y en el frontis.

 
Sin embargo en el interior la luminosidad rebosa por todos lados y su aspecto es justo el contrario al de su exterior.



Sigo leyendo en internet que los frescos son obra del muralista grancanario Jesús Arencibia 



Imagen de Nuestra Señora de los Dolores



Salí de la iglesia y me volví a subir en la moto. Llegué hasta el final de Pedro Infinito, giré a la izqueirda en la rotonda y seguí hasta La Ballena, bajé por la Carretera de Mata, luego Primero de Mayo y finalmente  terminé en uno de los aparcamiento para motos que hay junto al Gabinete Literario.

La calle General Bravo y la calle Pérez Galdós, aparecían casi desiertas a las 10 de la mañana.



Imagen del Padre Cueto, -fundador del Colegio de las Dominicas- en el frontis del colegio.

Seguí caminando hasta la Parroquia de San Francisco de Asís. 
Se fundó en 1840. Entré a tirar algunas fotos pero se estaba celebrando misa y no me pareció correcto, ¡ni que estuviésemos en la Catedral de Barcelona donde los turistas hacen fotos hasta a gente confesándose! 

 
Seguí un rato paseando por la Alameda de Colón, tirando fotos aquí y allí.
Los empleados del Gabinete Literario me dejaron entrar aunque sólo al hall ya que estaban de limpieza. La verdad es que es un edificio muy elegante.





 


Tras esta última foto guardé la cámara, caminando hacia la moto me coloqué el casco, saqué la llave, me puse los guantes y bajé por la calle Malteses. Reconozco que tenía pensado acercarme hasta la iglesia del Corazón de María en la calle Obispo Rabadán, pero cuando iba a la altura del Teatro Pérez Galdós me dió un arrebato y dije "pa'l Sur" y me vi por la potabilizadora hacia abajo en dirección a Agüimes. También me faltaban las fotos de aquella iglesia del Sureste grancanario. 

La verdad es que esta parte del pueblo de Agüimes es bastante bonita y agradable para pasear.


Me senté en ese bar que se ve a la izquierda de la imagen y pedí un cortado largo, pero.....no muy caliente. Estaba delicioso.



Pagué, cogí el casco y ya en la calle volví a sacar la cámara. El móvil ya es parte del rollo fotográfico de mis salidas domingueras con la moto. Todas las fotos en interior con el móvil. Las exteriores con la reflex.  

Parroquia Matriz de San Sebastián de Agüimes. Fundada en 1502.






Los retablos en el altar y en otras paredes de la iglesia son soberbios. 









 


 

Serían ya casi las doce del día cuando decidí bajar de vuelta a la capital, pero me quedaban algunas fotos que tirar en El Tritón.

Todas estas últimas las tiré desde allí. La verdad es que el objetivo 18/200 me da cantidad de satisfacciones.

Al mínimo
Al máximo

Estos dos barcos estaban fondeados justo en frente del Tritón.

 El muelle de San Cristóbal
Estaba de vuelta en casa sobre las doce y media, una menos algo.