Dos domingos

La salida de hace un par de domingos fue un auténtico muerto. Me pasé por el Parque de Santa Catalina antes de decidir qué ruta seguir y me encontré con que se celebraba en la ciudad la VIII Feria de Abril. 

Un primer plano del cartel anunciador


Había muy poca gente  a primera hora, pero..... 

al poco de estar por allí empezó a aparecer gente ataviada para la ocasión. 


Esta foto la tiré desde la marquesina del Muelle Santa Catalina............
y esta..............¡desde ese mismo sitio!. Los edificios que hay en la plaza de Don Benito, en el barrio de Schamann.


Había dos o tres carretas en el Parque. Esta me pareció la más elegante.
 Un primer plano del carretero 


De allí, sin saber bien cómo, volví a tirar en dirección Sur y cuando me di cuenta estaba otra vez deambulando tontamente por la zona de Ingenio. Seguí más hacia el Sur. Dejé atrás la Montaña de Los Vélez, volví para atrás, subí hasta Agüimes...........¡nada!

Me di un salto hasta la playa del Burrero con la esperanza de encontrar algo interesante por el muelle, pero entre las nubes que cubrían la zona y el fuerte viento que te salpicaba la cara con agua del mar, ni siquiera saqué la cámara. Aburrido, me subí en la moto y volví a casa a donde llegué bastante más temprano de lo que suele ser habitual.

Este último domingo en cambio, la ruta Sur estaba descartada de antemano y aunque la salida hacia el Norte, pues...........como que tampoco iba a ser nada nuevo, no serían aún las nueve de la mañana cuando entraba en la rotonda que da acceso a Arucas. De allí hasta Firgas por La Goleta, Barranco de Las Madres, Azuaje y sobre las doce y algo paraba en un cruce para decidir si subía hasta Moya o bajaba hacia la costa por San Felipe. Hice esto último y sobre la una menos algo entraba en mi casa.

















Salí del muelle Deportivo, cogí los túneles de Julio Luengo y por la carretera del Norte seguí hasta Arucas, subiendo por Cardones

Paré antes de entrar en Firgas. Las siguientes fotos las disparé desde un mirador que encontré por allí. Era temprano aún y con el fresco de la mañana las manos se me habían enfriado. Estuve un buen rato posándolas en el tubo de escape que estaba hirviendo y así todo tardé hasta que los dedos se calentaron lo suficiente como para poder enviar a mi cerebro instrucciones precisas para reconocer el disparador de la cámara, porque con ella en la mano, no lo sentía.

El verde, una vez más,.........allí donde pusieras la vista.
La casa que se ve en la foto anterior, arriba a la izquierda, con algo que parece un bidón en lo alto y la misma casa en la foto siguiente, casi en el centro de la foto.

Y empecé a entrar por el Barranco de Las Madres. Muy poquito tráfico en todo el recorrido y las manos ya en perfecto estado.

Creo que en esta salida batí  mi record de paradas para tirar fotos. El tiempo estaba muy agradable y la verdad, los amarillos, los verdes, los rosas y los azules de la vegetación que invade la isla me obligaron a parar en multitud de ocasiones.
 
 
Varias tomas del barranco

 
En un hueco amplio, a la salida de una pequeña semicurva, aparqué la moto para descansar un poco y estirar los pies.


Más fotos por la zona. Se puede ver la línea de carretera en la otra vertiente del barranco

Y entonces el cauce del barranco trajo el sonido ronco de motos que se aproximaban. Eran varias y por cómo rugían aquellos motores, venían bastante rápido, así que me preparé.  

¡Coño, una Ducati Multistrada 1200!


Pero ¿cómo? ¡¡Dos Ducati Multistrada 1200 más!!! (Ironic Mode on) ¡¡Estos inhumanos seguro salieron hoy con el único objetivo de buscarme por la isla para restregarme sus impresionantes motos por los besos!! ¡¡Qué cabr...!!(Ironic Mode off) 


Las Multistrada circulando ahora al otro lado del barranco con la lente al máximo. Están en el quinto pino. Las tres fotos de las Ducati las disparé desde el mismo sitio. Sólo crucé la calzada para esta siguiente.


Ya me estaba preparando para continuar cuando volví a escuchar más motos. Una Honda de las grandes y una BMW GS1200
 

Y seguí pa'lante....

De pronto apareció la fábrica del Agua de Firgas y aún me pregunto cómo no le saqué ni una instantánea. A los doscientos metros volví a bajarme de la moto para disparar esta dos últimas fotos.  Seguí hasta esa casa que se ve al fondo pero la carretera se acababa ahí y empezaba un camino rural de tierra perfecto para una.....Ducati Multistrada 1200, ¡qué casualidad! pero no para una Kawasaki ER5.




Me di media vuelta para volver sobre mis pasos hasta salir del barranco, cuando veo que el testigo de la temperatura está en rojo.......Paré el motor de inmediato pensando a la vez, "¡a ver si voy a tener que llamar a una grúa!". Aproveché la pendiente que llevaba desde aquí hasta casi la entrada de la fábrica y la llevé en punto muerto con el motor parado hasta que la cuesta se acabó...........

Volví a arrancarla y hasta casa sin problemas. El testigo no se volvió a encender.















¡Y la gente buscando el Gordo!

El pasado 9 de mayo, se publicaba en el diario británico The Economist un artículo que pone blanco sobre negro en la actuación de Syriza desde que dirige el gobierno heleno. Subo al blog esta traducción libre porque aunque se refiere a Grecia, señala claramente en mi opinión varias cosas aplicables al estado español. Una, lo que nos espera con los marxistas leninistas de Podemos, esto es, el desastre. Dos, lo que nos puede ocurrir si gente que "jamás ha estado al frente de algo", me refiero entre otros a Pedro Sánchez y a Albert Rivera puedan tener que dirigir España. Tres, la realidad empírica de que Mariano Rajoy Brey, -ni siquiera el PP-, es la mejor garantía para asegurar la estabilidad política que necesitamos y terminar de apuntalar un crecimiento económico irresponsablemente cuestionado por más de uno. No se trata de tu ideología, sino de lo que más interesa a la España del futuro de tus hijos. 

Ahí va. Lo que está subrayado es porque no he encontrado una traducción con sentido


-->
La lamentable saga de Syriza

En sus primeros cien días de gobierno ha fracasado estrepitosamente. Crisis a la vista.



En los últimos meses las paredes de la Fundación B. & M. Theocharakis en Atenas se han forrado con recuerdos del apoyo europeo a la libertad de Grecia. “Filohelenismo”, una exposición, narra la historia del respaldo material y moral que románticos como el poeta inglés Byron prestaron a Grecia durante su lucha de independencia contra los otomanos. Las resonancias contemporáneas son evidentes. Con algunos niños a su alrededor, Dimitra Varkarakis, que junto a su esposo Michael es propietaria de las obras expuestas, señaló una pintura alemana. Una niña se paró en seco. "Pero ¿no estamos peleándonos con Alemania?", preguntó. "No", respondió la señora Varkarakis. "Todos somos amigos." Después de relatar esta historia echó un ojo a Carlomagno con mirada seria. "Los europeos", sentenció, "deben quererse unos a otros."

Este es un noble objetivo, pero últimamente algunos europeos han tenido que hacer verdaderos esfuerzos solo para hablar el uno con el otro. Hace dos semanas, a la finalización de una reunión particularmente desastrosa, Yanis Varoufakis, ministro de Finanzas de Grecia, declaró que daba la bienvenida al odio dirigido contra él en la zona euro. Sin embargo, después de más de tres meses de negociaciones infructuosas con el Sr. Varoufakis, las reservas de filohelenismo entre los socios de Grecia se han quedado completamente a cero. "Están viviendo en una tierra de castillos en el aire", dice un funcionario de Bruselas.

Tal vez haya sido una ingenuidad esperar algo distinto. Hace unos cuantos años, muchos de los hombres que ahora están al mando, pasaban el tiempo discutiendo las contradicciones del capitalismo con una taza de café en una mano y con un cigarrillo en la otra. Pocos de ellos han estado jamás al frente de algo y mucho menos al timón de un gobierno. Sus contactos a nivel europeos eran escasos y limitados. Syriza, un partido que por lo general sólo obtenía el 3-4 % de los votos, transformó sus expectativas como consecuencia de la calamitosa situación económica que viene atravesando Grecia. En 2012 estuvo a punto de tocar poder. Después de las elecciones de enero, los mejores resultados obtenidos le han permitido formar una coalición de gobierno.

Syriza, bajo la dirección del nuevo primer ministro, Alexis Tsipras, ofreció promesas atractivas a un país maltratado por la recesión y humillado por años de tutela a manos de burócratas extranjeros. Tsipras prometió dar al traste con los planes de rescate, devolver la dignidad a los griegos y mantener el euro (como desean la gran mayoría de sus compatriotas). Grecia también podría, -auguraban los ministros-, cambiar las reglas de gobierno de la zona euro para beneficio de todos los europeos.

Tres meses después, las dos primeras promesas están hechas jirones, la tercera se tambalea y la cuarta es una broma de mal gusto. Menos de un mes después de las elecciones, Grecia acordó extender su segundo rescate hasta finales de junio con la esperanza de asegurar los 7200 millones € que quedan pendientes. La arrogante estrategia negociadora desplegada desde entonces por el señor Tsipras y por el señor Varoufakis, puede haberles servido muy bien para jugar en casa, pero en el extranjero esta actitud no ha generado más que desconfianza y desprecio para el país heleno.

Esto ha traído dos consecuencias. Una, que las condiciones asociadas a los préstamos adicionales que Grecia necesita serán aún más onerosas. Dos, que los arquitectos de los rescates, que erraron al insistir en forzar la austeridad en las economías deprimidas, parecen ahora más seguros que nunca en sus argumentos. "Syriza ha hecho un terrible servicio a todos los que han estado tratando de cambiar el debate en Europa", comenta Loukas Tsoukalis, presidente de Eliamep, un think-tank griego.

La salida de Grecia del Euro es todavía poco probable. Pero no es de extrañar que haya gente planeándola. Al no haber recibido dinero de rescate desde agosto de 2014, el gobierno ha atacado los fondos municipales, retrasando pagos a proveedores para poder mantener la cabeza fuera del agua. Pero no puede continuar provocando sobresaltos con la aproximación de cada vencimiento de pago al FMI o de pensiones. Funcionarios en Bruselas y Atenas coinciden en que Grecia no aguantará más allá del mes mayo sin ayuda. Después de eso se enfrenta a enormes pagos al Banco Central Europeo en julio y agosto, para lo cual puede ser necesario un tercer rescate.

Eso tiene mentes concentradas. El señor Varoufakis, cuyas bravatas han enfurecido a los ministros de Finanzas del Eurogrupo, ha sido apartado. Las conversaciones en Bruselas están descendiendo al detalle. Algunos mantienen la esperanza de alcanzar pronto un acuerdo (si no antes de la reunión del Eurogrupo el 11 de mayo). Pero Syriza insiste en que no va a traspasar sus líneas rojas: recortes de pensiones y las normas que rigen los despidos (en este último, tiene medio punto ) .



Todas las opciones que se le presentan al señor Tsipras pintan mal. Podría retrasar el pago al FMI para ganar tiempo. Podría continuar con el juego del pollo, quizá imponiendo controles de capital en los bancos griegos. O podría hacer un kolotoumba (voltereta), plegándose a las demandas de los acreedores por el bien de la membresía en el euro de Grecia, lo cual podría requerir un referéndum y también podría significar romper su propio partido. Hay un gran número de posibilidades, pero de una manera u otra un ajuste de cuentas es inminente.



Soñando que Grecia aún podía ser libre

¿Cómo se explica la intransigencia de Syriza? Observadores griegos ofrecen una amplia gama de respuestas: la incompetencia, anteojeras ideológicas, la intención de satisfacer las demandas internas de firmeza. También señalan que Syriza puede haber sobrevalorado su apuesta, pero cualquiera que sea la razón, la incertidumbre le ha salido muy cara a Grecia. El año pasado volvió a crecer; esta semana la Comisión Europea recortó su pronóstico para 2015 a sólo el 0,5 % , y se asume que el acuerdo se llevará a cabo. El gobierno está sin blanca, la inversión extranjera se ha secado y el pequeño superávit fiscal primario ha sido aniquilado, elevando aún más la perspectiva de la odiada austeridad.



Encima, la esperanzas de que Syriza pudiese abordar y corregir las patologías crónicas del estado griego han descendido notablemente. El gobierno no ha podido serrar los colmillos de los oligarcas del país y está revirtiendo algunas reformas valiosas puestas en marcha en los últimos años. Una enfermedad griega muy antigua, el clientelismo, parece tan penetrante como siempre. Potami, un partido liberal, descubrió que 11 de los 13 directores regionales de educación nombrados por el gobierno eran miembros Syriza. (Sólo uno de los demás pertenecía a su socio de coalición)



En casi todos los sentidos, Syriza ha traído lo contrario de lo que prometió. Ofreció terminar con la depresión en Grecia, pero en cambio, el crecimiento se ha desplomado. Aseguró que iba a poner fin a la política de austeridad en Europa, pero han hecho más por envalentonar a sus partidarios que lo que cualquier alemán podría haber esperado. Se comprometió a deshacerse de los malos hábitos de los viejos partidos y parece en cambio que los ha recuperado. De vuelta en el museo de Atenas, hojeando un catálogo de su colección “Filohelenismo”, el señor Varkarakis es pesimista. "Hace doscientos años, todo el mundo amaba a Grecia", -dice- “ahora ... su voz se apaga.
 

Gran Canaria verde



Hacía tiempo que no salía con la moto fuera de la ciudad. El invierno, el frío y las pocas ganas se juntaron y he tenido que ir al blog para ver cuándo fue el último domingo motero: octubre 2014. Casualmente la ruta fue la misma que entonces, con la única diferencia que en lugar de llegar a Santa Lucía por Temisas, lo hice por Los Corralillos. Un error. Demasiadas curvas y carretera bastante estrecha

Total que el pasado viernes, 1 de mayo, a las 8:30 ya estaba sentado en ella en dirección al muelle deportivo, parada obligada a primera hora para ver si el movimiento portuario promete algo interesante.

Aunque había algo de nuberío en la ciudad, desde el mismo muelle deportivo se podía ver la cumbre totalmente despejada, así que tiré directamente hacia Ingenio, esta vez, por la pista. Pasé el Aeropuerto de  Gando y entré a la derecha por la primera entrada, a la altura de El Paso 2000, el de "maestro Florido". De allí a Agüimes, luego Santa Lucía, San Bartolomé, Cueva Grande, San Mateo y finalmente terminé de vuelta por el parque de San Telmo. 125 kilómetros y cuatro horas y media de ruta 
 



Salir tan temprano tiene la ventaja de no encontrar casi tráfico, así que desde que dejé atrás el pueblo de Agüimes y seguí por Los Corralillos, estuve sólo por la carretera. Paré un fleje de veces para tirar fotos y pude dejar la moto ocupando gran parte de la calzada sin problemas. Lo más que encontré fueron ciclistas. Varias docenas.

La verdad es que el interior de la isla está precioso. Verde por todos lados. Aquí una finca incrustada en un palmeral. Estaba en venta

 

Todas las fotos a partir de ahora las tiré antes de llegar a Santa Lucía


Una casa en el quinto pino. ¡Cómo para quedarte sin sal gorda!

Este venía  paseando despacito como yo. Me adelantó varias veces mientras estaba con las fotos y yo otras tantas a él las veces que paró a descansar y a tomarse un refresco en uno de los bares con terraza de la zona.
Por aquí ya estaba llegando a San Bartolomé. Estas fotos son prueba del verdor que invade el interior de nuestra isla y del que hablaba más atrás.

La vista era espectacular. Además con la nueva lente que trajeron los Reyes Magos, podía acercarme a casi todas las casas de los alrededores.
Esta que se ve en el centro tenía toda la pinta de una cabaña como de película. Pensé que sería una casa rural
El perfil de las montañas junto con las nubes al final del barranco y el cielo azul me hipnotizó. No sé ni cuantas fotos disparé desde aquí.
Una casa llena de flores por todos lados, a la orilla de la carretera
Otro motero con el que también me crucé varias veces a lo largo de toda la jornada. La moto parecía tan retro, con los pisantes allá alante y los flequillos de la empuñadura, que tuve que pasar la foto a blanco y negro para no desentonar.

Y llegué a Los Llanos de la Pez. Gente de asadero a tutiplén. Día despejado al completo y una multitud incomodísima de insectos voladores que se me iban metiendo por el interior del casco, obligándome a parar para  sacarlos. Aproveché para estirar las piernas y tiré unas cuántas fotos por allí.


Estas fotos ya son de cuando iba en dirección a Cueva Grande. La ciudad desde allá arriba.

Otra vista de la ciudad.
Los barcos de prospecciones petrolíferas que están anclados frente a la Comandacia de la Guardia Civil en San Cristóbal
Otra parada para sacar insectos del interior del casco. También bastante gente pasando el día por los Llanos de Ana López.

  
Serían las 12:45 cuando entraba en mi casa. 

Red Beard live! Amazing!

I always found Country music as something deeply related to USA rural areas and I gotta admit that I never gave this music style a chance. I don't know, it was folk music, it was out of my musical universe, but this fact was turned upside down because of internet.

I started dropping by English speaking forums in 2002. In one of them I found out back in 2009/2010, we were just 15 registered members, so it was more quiet, more friendly than those absolutely crowded boards you can easily find in the net, I mean, we shared a closer relationship. I was the only non USA forumite. The other members came from different USA States. Some of them began to recomend me Country style bands and singers. I love country music since and even when I’m not an expert, I already know what I do like and what I do not.

However, having in mind that Country music is not very popular by this side of the Atlantic Ocean and that I live in an island, I soon realized that it was gonna be way complicate to have a chance to see a Country band live. No promoter would be interested. Costs were too high. Profit was more than uncertain.

Last week, in a local newspaper, I saw a picture that showed a red bearded guy with a hat on, next to three guys and one girl. In the headline I read: “Red Beard to perform their country/blues debut album “Nobody’s Gonna Bring Me Down” at the Guiniguada Theater on Thursday”

I swear that when I saw the red bearded guy with the hat on, I said to myself “for sure this guy comes from the USA” and regarding the other four,…...I assumed they were from the USA too, so I dropped by Youtube to look for some of their material. At that point, I still thought that this band came from abroad, maybe from the US, -lead vocal’s English pronuntiation was almost perfect- but then, I noticed that a Youtube video showed a local TV interview with the guy with the beard. I clicked on the fly and when I listened to him, he’s not from abroad, and not only he's Spanish but the guy also talks like me, with my regional accent! ... .¡¡¡Red Beard is a country band from Las Palmas de Gran Canaria !!! I was astonished and all excuses, difficulties and drawbacks that I usually find out to justify not breaking my daily routine and not leaving home during the week, suddenly disappeared. I could not miss "Red Beard".

I parked the bike near the theater and while I was walking towards it, Jaime Jiménez, red beard’s owner, was heading to the venue too.

Concert was to start off at 20:30. Just five minutes delay.

Red Beard stepped on the stage under dim lights. Alba Cabero on cello , Alvaro Betancor violin, Juanma Barroso on bass guitar, Marco Valero banjo and electric guitar and Jaime Jimenez, acoustic guitar and vocals.

I loved the concert. It kept my attention from the very beggining exceeding my best expectations. For the first time in my life, I had to buy the CD at the end of a show.

"Red Beard " offers a powerful, direct, convincing live show, filled up with tons of energy that overflowed the Guiniguada theatre with a fresh, personal and elegantly delicious country, conquering the not very large audience from the very first song they performed.

Jaime Jimenez’s voice, warm and deep on some occasions, mighty and feeling loaded in others, the lack of Spanish accent of his English pronuntiation and a nasal tone that sounded to me typically North American, made me wonder if I was sat in the theatre watching a USA country group perfoming live or I was sat in a bar in Nashville, Tennesse watching a local band live instead. The way he used the slide and played acoustic guitar, fitted perfectly with Valero’s electric guitar and banjo playing, giving the band sound tonal strength and a presence reinforced by Juanma Barroso’s mighty bass guitar playing plus the country atmosphere coming out from Alba Cabero’s cello and Alvaro Betancor’s violin.

I really liked Valero’s guitar performance. With a sober phrasing, a well balanced fretwork spiced up with clean, bright harmonics and delicious riffs, all wrapped up in that pure Fender twang coming out of his two Telecaster, -I think both semi hollow-, he kept tracks tension-release perfectly, allowing me no distraction whatsoever. Great job with the slide and banjo too.

" Red Beard " is a drumless country band, so bass player Juanma Barroso had to cover the whole rhythm section, usually shared between bass guitar and drums. I also liked his playing, setting cadence, dealing nicely with silences and not letting escape a single drop of the compact and solid tone the band delivers in their live shows.

Finally, Alba Cabero’s rhythmic cello and riffs coming out of Alvaro Betancor’s violin, completed the band identity with that typical and characteristic Country tone.

Anyway, I left the theater greatly pleased with the concert, I had the chance to see live a true and a real Country band and I was confidence that the tons of endorphins my brain generated after that magnificent spectacle came from a very well job carried out by neighbours of my hometown.

"Red Beard" CD, randomly played on my computer along with the music of Shooter Jennings and his father's Wylon, with the Williams' saga, Hank, the father, Hank Junior, the son and Hank Williams III, the grandson, with David Allan Coe's, with Dave Alvin's, with Big Bill Broonzy's ........, is simply one more among them. I do not notice the slightest difference between the sound, the style, the feeling , the rhythm, the punch of Red Beard and groups and soloists mentioned above. They sound just as well and create the same atmosphere as the rest of my favorite country groups.

Music business is not easy and it is much more complicated when sea water surround you. Costs for bands are usually very high, so many of them are torced to give up, but the quality of this first album makes me strongly encourage them to keep on that path. I am already waiting for their next album, "Volume II"

One of their tracks: "Here comes the storm"





Red Beard en directo, ¡soberbio!

-->
Siempre asocié la música Country al mundo rural norteamericano, a los Estados Unidos profundos y reconozco que nunca le concedí una oportunidad. No sé, era música folclórica, estaba fuera de lo que era mi universo musical, pero esto cambió por culpa de Internet.

En un foro yanqui en el que vengo participando desde hace años, había tres o cuatro sureños enamorados de este estilo musical que poco a poco me fueron recomendando grupos y solistas que terminaron por engancharme. Y aunque no soy experto, ya sé lo que me gusta y lo que no.

Sin embargo, la posibilidad de escuchar una banda de música Country en directo se me reveló pronto muy complicada. Siendo una música de tan escasa difusión por estas latitudes y sumándole los elevados costes derivados de nuestra insularidad ¿qué promotor iba a atreverse a arriesgar su dinero para contratar una?

Total, que a principios de la semana pasada, leyendo un periódico digital, me encontré una foto en la que aparecía un tipo con sombrero y barba pelirroja, acompañado de otros cuatro elementos. En el titular se leía “Red Beard presenta en el teatro Guiniguada su álbum de country y blues, Nobody’s Gonna Bring Me Down.”

Aquel tipo de la barba roja tenía una pinta de yanqui del quince y los otros cuatro, pues……..di por hecho que también lo serían, así que lo primero que hice fue entrar en Youtube a buscar algunas de sus canciones. Me bastó con escuchar una o dos para casi decidirme a comprar la entrada. Por entonces aún pensaba que esta banda venía del extranjero, a lo mejor de los EEUU, -cantaban en perfecto inglés- pero veo que uno de los vídeos colgados en Internet es de una entrevista en la Televisión Autonómica….……….¡¡¡de Canarias!!!! Pinché inmediatamente y cuando escucho hablar al de la barba roja, resulta que no es guiri, ¡el tipo habla como nosotros, con nuestro acento!….¡¡¡Red Beard es una banda de country de Las Palmas de Gran Canaria!!! Me quedé asombrado y todas las excusas, dificultades y pegas que encuentro habitualmente para justificar no romper mi rutina diaria y no salir de mi casa entre semana, desaparecieron de pronto. No me podía perder a los “Red Beard”.

Aparqué la moto en el Mercado de Vegueta sobre las 20:00 horas y yendo en dirección al Teatro Guiniguada por la calle de La Pelota, me crucé a Jaime Jiménez con su barba roja y su sombrero.

El concierto, previsto para las 20:30, comenzó con cinco insignificantes minutos de retraso.

“Read Beard” hizo su entrada en el escenario bajo una tenue iluminación. Alba Cabero al violonchelo, Álvaro Betancor al violín, Juanma Barroso al bajo, Marco Valero a la guitarra eléctrica y Jaime Jiménez, guitarra acústica y vocalista.

El concierto me encantó. Mantuvo mi atención en todo momento superando mis expectativas con creces al punto que, por primera vez en mi vida, me vi obligado a comprar el CD al final del espectáculo.

“Red Beard” ofrece un directo potente, redondo, convincente, cargado de una fuerza que hizo rebosar al Guiniguada de un country fresco, personal y elegantemente delicioso que conquistó al no muy numeroso público asistente desde el primer tema que interpretaron.

El tono de voz de Jaime Jiménez, cálido y profundo en unas ocasiones, enérgico y cargado de feeling en otras, junto a la ausencia de acento español de su pronunciación inglesa y a un timbre nasal que me sonaba típicamente norteamericano, me llevó a preguntarme si estaba en Vegueta escuchando en vivo a un grupo yanqui o sentado en un bar en Nashville, Tennesse viendo en directo a una banda local. Su manejo del slide y su dominio de la guitarra acústica, se complementaba a la perfección con la eléctrica y el banjo de Valero, confiriendo al sonido del grupo presencia, cuerpo y una solidez tonal que se veía reforzada por el bajo contundente de Juanma Barroso y por la atmósfera country que la sonoridad del violonchelo de Alba Cabero y del violín de Álvaro Betancor aportan al grupo.

Me gustó mucho Marco Valero a la guitarra. Los matices que sacaba de aquellas dos Telecaster, juraría que ambas semi-huecas, me parecieron exquisitos. Con un fraseo sobrio, equilibrado, aderezado con deliciosos riff y armónicos limpios y brillantes, todo envuelto por el típico sonido Fender, mantenía la tensión argumental de los temas que iban ejecutando no permitiéndome distracción alguna. Magnífico también su trabajo con el slide y el banjo.

“Red Beard” carece de baterista por lo que Juanma Barroso debía cubrir la sección rítmica de la banda que normalmente comparten bajo y batería. También me agradó bastante su ejecución, marcando la cadencia, manejando muy bien los silencios y no dejando escapar con su digitación ni una sola gota del tono compacto y sólido que destila el sonido de la banda en conjunto.

Finalmente, el violonchelo rítmico de Alba Cabero y los riffs que sacaba  Álvaro Betancor de su violín, terminaban de completar esa identidad de la banda, ese tono característico y propio de la música country del que Red Beard es un soberbio exponente.

En fin, que salí del Teatro Guiniguada encantando con el concierto, con la satisfacción de haber visto una banda de country de verdad en directo y encima, con el placer de saber que las toneladas de endorfinas que generó mi cerebro tras el magnífico espectáculo que acaba de presenciar, responde a un trabajo muy bien hecho por unos vecinos de mi ciudad.

El CD de “Red Beard” reproducido aleatoriamente en mi ordenador junto con la música de Shooter Jennings y la de su padre Wylon, con la de la saga de los Williams, Hank, el padre, Hank Junior, el hijo y Hank Williams III, el nieto, con la de David Allan Coe, con la de Dave Alvin, con la de Big Bill Broonzy……..,pasa como una más entre ellas. No se nota ni la más mínima diferencia entre el sonido, el estilo, el feeling, el ritmo, la pegada de Red Beard y el de los grupos y solistas citados anteriormente. Suenan exactamente igual de bien y crean la misma atmósfera que el resto de mis grupos country preferidos.

Esto de la música no es fácil, menos aún para nosotros que vivimos separados por agua con los costes que para una banda ello significa, pero la calidad este primer álbum de Red Beard me obliga a animarles encarecidamente a seguir por esta línea que han iniciado. Yo por mi parte ya estoy a la espera del próximo álbum, "Volumen II"

Perdidos y encontrados

Esta tarde he estado peleando con la configuración del blog y después de sudar la gota gorda y de estar sentado desde las cuatro menos diez, -ahora son las siete menos veinte-, he conseguido separar por etiquetas los distintos artículos que he ido subiendo con el tiempo. Mientras estaba con esto he ido haciendo algo de limpieza, borrando archivos vacíos y descubriendo artículos perididos desde hace años en mi disco duro que me pregunto cómo nunca los subí, por lo que voy a empezar a hacerlo. Más vale tarde que nunca
Este es del año 2009. Ahí va
 


El viernes 3 de abril, le tocó el turno a Larry Carlton.
Lugar: el Paraninfo de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.
Hora: 21:00

Después de la completa decepción con Al Dimeola, tenía puestas muchas esperanzas en este concierto de Mr. 335, como es conocido Larry Carlton. La 335 es una de las guitarras legendarias de la marca norteamericana Gibson y, por supuesto, uno de los instrumentos que me gustaría tener para mí, pero su estratosférico precio –incluso de segunda mano- la pone fuera de mi humilde alcance.

El Paraninfo no es el Auditorio Alfredo Kraus y el hecho de ser bastante más pequeño, ya otorgaba al espectáculo una cierta atmósfera, un peculiar e íntimo aire de reunión de amigos, que como siempre he creído, se hace casi indispensable en un concierto de jazz. La flor y nata de los guitarristas locales estaban allí.

El concierto comenzó con bastante puntualidad. Larry Carlton apareció -él sólo- sobre el escenario, con su, como decía Gibson 335 colgada al hombro y se dirigió al publico comentando que, como había cumplido años el pasado mes de Marzo, el primer tema iba a ser “Cumpleaños Feliz”. ¡La ejecución del Happy Birthday, nos dejó boquiabiertos desde ese instante!. ¡Qué versión más delicada! Jamás había escuchado un cumpleaños feliz como aquel. Muy lento y pausado, con la melodía deliciosamente solapada detrás de arpegios, harmónicos y acordes, arreglados de una forma soberbia, elegante, exquisita. Cuando terminó este primer tema pensé para mí “¡que le den por......a Al Dimeola!” Carlton me había transmitido más pasión en aquellos tres o cuatro minutos que duró la primera canción, que Dimeola en una hora y media.

La 335 sonaba simplemente maravillosa, con esos matices gordos, mates, con cuerpo, característicos de una Gibson con un calibre 0.10 montado, reforzados con más color aún cuando Carlton cerró el potenciómetro del tono, para sacarle a la guitarra un sonido todavía más grave, más carnoso y denso. Desde el primerísimo rasgueo del primerísimo tema, tuve que asumir que el concierto iba a ser de “fuera de este mundo” y me acomodé en la butaca a la espera de lo que se me venía encima.

Escuchamos un jazz rebosante de sensibilidad y de matices y escuchamos blues cargados de sentimiento y delicadeza, con un Larry Carlton que nos enseñó que la técnica llevada a su extremo máximo, no tiene por qué estar reñida con el lirismo, con la inspiración, con la dulzura, con, en definitiva, el buen hacer musical, que necesariamente y por supuesto exige al músico una técnica depurada, pero que además requiere una combinación de algo más, algo trascendente que de alguna manera excede la simple ejecución que éste realiza, para colarse dentro del escuchante para conquistarlo y emocionarlo.

La estructuración del concierto me gustó mucho, me pareció muy original, pensada con bastante sentido común. Además me resultó valiente el hecho de afrontar el concierto con una formación de bajo guitarra y batería, únicamente.

Larry Carlton interpretó tres o cuatro temas él sólo, sin acompañamiento de ningún tipo, dejando al auditorio noqueado en sus butacas con su estilo personal, limpio, puro, sin estridencias ni trucos espectaculares con los que impresionar a la audiencia, utilizando únicamente el despliegue soberbio de belleza que destila con la guitarra en sus directos, para a continuación hacer entrar al bajista Travis Carlton, su hijo, con el que realizó varias piezas más, para finalmente, dar paso al batería, Gene Coye. El concierto estuvo marcado por una intensidad sobresaliente que fue “in crescendo” a medida que éste avanzaba.

El guitarrista californiano tenía enchufada su guitarra a dos Twin Reverb de Fender, usando muy pocos efectos, deleitándonos casi todo el concierto con un sonido limpio, sin efectos y juraría que solo usó saturación muy al final del recital, a la que unió un wah-wah y un pedal de volumen.

Carlton, con un fraseo grandioso, lleno de matices, anegó la sala con soberbios riff, y rápidas escalas, pero también con otras variaciones, de ritmo mucho más pausado, lento, comedido, con bendings poderosos que hacían que te arrugases en la butaca de placer y que inundaron el recinto de Vegueta de una rebosante atmósfera jazzera que se apoderó por completo de la audiencia. Todo lo que eché en falta con Al Dimeola, me los ofreció con creces Larry Carlton. Pasión, arreglos cuidados e intimistas, feeling, tensión argumental en la ejecución de las canciones que, con una sensibilidad cargada de belleza, el californiano iba elevando, para parar de golpe con una pausa, un “hold” que dicen los de habla inglesa, y continuar hasta resolver el tema con perfección y eficacia. Al contrario que Al Dimeola, Carlton tocaba tanto con púa, como sin ella, fabricando arpegios de bellísima sonoridad, los cuales Dimeola, que usaba únicamente púa, no podía conseguir, privándonos del sonido distinto y diferenciado, que unos dedos expertos pueden arrancar a una guitarra.

Gene Coye, me impresionó desde el momento en que se sentó a la batería. ¡Qué sensibilidad! Tocaba como si hubiese nacido sabiendo hacerlo, como si no le costase trabajo usar las baquetas, acariciaba la batería con ellas y lo que al principio me resultó de una simplicidad expresiva sobresaliente, cuando ejecutó su solo, se convirtió en un portento espectacular, cargado de fuerza y discurso musical.
Travis Carlton, se nos presentó con un bajo de cinco cuerdas enchufado a dos pantallas Ampeg, -yo diría que eran 4x12- y se mantuvo apostado, durante todo el concierto, justo delante de ellas, como si necesitase tenerlas justo a su espalda para escucharse bien. Me comentaron que Carlton padre había sido mucho más que exigente con su hijo a la hora de manejar el bajo: lo consiguió con creces. Carlton hijo es un soberbio bajista.

Desde el inicio del concierto, sobre el escenario estaban las dos únicas guitarras que posee Larry Carlton: su 335 del 68 y su Valley Art Acústica del 84. De pronto uno de mis amigachos me dijo: “¿te has fijado quién ha entrado en el escenario y se ha llevado la acústica?” Ninguno nos dimos cuenta de cómo alguien de la organización había cogido la guitarra acústica para afinarla mientras Carlton usaba la Gibson, Carlton y su grupo nos habían hipnotizado.  Cuando miré el reloj……había pasado una hora y cuarto. El tiempo había volado sin que nos percatásemos de su paso.

¡Con qué magnifica sensación salimos del Paraninfo! 

Ya fuera, pues los múltiples comentarios de los asistentes, que si esto, que si lo otro, que si lo de más allá, pero de todas las opiniones de los muy buenos guitarristas que había por allí, dos frases se me quedaron grabadas. Una “después de lo que he visto y escuchado a este hombre, todas mis guitarras las voy a guardar en la azotea, qué depresión”. La otra, “sí, sí Larry Calrton una pasada, pero los pibes que vienen con él al bajo y a la batería……….me dejaron sin habla”.

De allí nos fuimos a cenar y en la sobre mesa todos coincidimos que pasaría bastante tiempo antes de que tuviésemos ocasión de disfrutar de un espectáculo como el que habíamos vivido. No imaginábamos, pero ni de lejos, lo que nos reservaba Dianne Schuur la noche siguiente, sábado, en el Alfredo Kraus.


 

El lobby gay


Nunca he estado de acuerdo con la adopción de menores por parte de parejas homosexuales y aunque creo firmemente que cualquiera de estas parejas puede criar a un menor exactamente igual de bien o de mal que una pareja heterosexual, siempre he pensado que todos tenemos derecho a tener un padre y una madre y que nadie puede privarnos de ello basándose en su personal orientación sexual.
Mi opinión es bastante simple.
Primero, en nuestro Ordenamiento Jurídico no existe el “derecho a adoptar”, sino que lo que se reconoce es el “derecho a ser adoptado”, es decir, ese derecho recae sobre el menor huérfano, no sobre los adultos y es el primero el único que puede ejercerlo y exigirlo. Este hecho lo desconoce mucha gente
Segundo, al tratarse de un menor, el Estado debe, en su nombre, velar para que sea entregado a una unidad familiar que garantice su desarrollo.
Tercero, como los hijos vienen de una relación entre hombre y mujer y como el 95% de las unidades familiares españolas están formadas por padre, madre e hijos, me parece que insertarlo en un entorno familiar idéntico al suyo –cuyo origen es un padre y una madre- es lo que mejor garantiza el desarrollo integral de los menores huérfanos.
Los modistos italianos Doménico Dolce y Stefano Gabbana, propietarios de la mundialmente famosa marca “Dolce & Gabbana”, afirmaban en una entrevista concedida a la revista “Panorama”, entre otras cosas, que “somos una pareja gay que dice no a la adopción por parte de parejas homosexuales. Cuando naces tienes un padre y una madre. Al menos debería ser así y por eso no me convencen lo que yo llamo “niños químicos o bebés sintéticos” en referencia a hijos concebidos a través de vientres de alquiler o in vitro por parejas gays.
El cantante británico Elton John ha montado en cólera al enterarse de la opinión expresada públicamente por los italianos y ha pedido un boycot a los productos de su marca. Vuestro pensamiento arcaico está pasado de moda, como vuestra ropa. Nunca volveré a llevar Dolce&Gabanna ¡Cómo se atreven a llamar sintéticos a mis queridos hijos!”, parece que ha bramado.
Sin entrar a valorar la intolerancia mostrada por Sir Elton John con los que no piensan como él, no hay duda que ha hecho prevalecer su orientación sexual, sobre el derecho de sus hijos a tener una madre. Lo mismo que el cantante puertorriqueño Ricky Martin negándoselo a sus propios mellizos. “Vuestras opiniones son demasiado poderosas como para estar esparciendo tanto odio”, ha criticado a los italianos.
Sin embargo, Dolce y Gabbana han recibido numerosos apoyos en la red de gente que defiende la libertad de expresión de los italianos y de todas ellas destaca una carta que les han enviado desde los Estados Unidos y que copio a continuación:
Estimados Dolce y Gabbana,

Saludos desde los Estados Unidos. Los seis firmantes de esta carta fuimos todos criados por padres y madres gays y lesbianas. Somos cinco mujeres y un hombre bisexual, aunque todos hemos criado a nuestros hijos con sus padres de sexo opuesto.

Queremos darles las gracias por haber dado voz a algo que aprendimos por experiencia: Todo ser humano tiene una madre y un padre, y apartarlos de la vida de un niño es robarle su dignidad, humanidad e igualdad.

Sabemos que los padres homosexuales aman a sus hijos, dado que nosotros queremos a nuestros padres y ellos nos quieren a nosotros igualmente. No obstante, hemos tenido todos la experiencia de primera mano de ver la dura reacción que sigue cuando se cuestiona la visión dominante de “la paternidad homosexual” como universalmente positiva.

Sabemos que los someterán a una tremenda presión, especialmente hoy cuando Italia y Estados Unidos están siendo empujados a ignorar nuestro derecho a tener una mamá y un papá, con el fin de complacer al poderoso lobby gay.

Nadie recibe ataques más feroces de parte del lobby que aquellos que viniendo de la propia comunidad gay, cuestionan sus políticas: los hijos de parejas homosexuales y los gays que los defienden (como ustedes dos).

Lo más probable es que muchos en la comunidad internacional traten de conseguir que sus espectáculos sean cancelados, censurados sus anuncios y destruida su reputación en internet.

Ustedes han demostrado ser extremadamente valientes. Ustedes han impulsado nuestra inspiración para preparar cartas y enviarlas a la Corte Suprema de los Estados Unidos en contra del matrimonio gay.

Queremos alabar su coraje y agradecerles su inspiración. También les imploramos que no se rindan cuando la reacción violenta crezca en intensidad. Si ustedes se retractan y se disculpan por lo que dijeron, los niños de hogares homosexuales serán aún más vulnerables y quedarán más desacreditados.

Es importante por nuestro bien, por el bien de los niños italianos, que no se disculpen ni capitulen. Por favor, apoyen la idea de que todos los niños necesitan estar unidos con sus madres y padres. Es un derecho humano.

Si podemos ayudarlos de alguna manera, por favor, háganoslo saber. No todos somos cristianos, pero queremos enviarles nuestras bendiciones y prometerles que desde ahora, seremos compradores para toda la vida de Dolce y Gabbana.

Heather Barwick, colaboradora de Federalista
Rivka Edelman, co-autora de “Jephthah’s Daughters: Innocent Casualties in the War for Family Equality”
Katy Faust, redactora en asktheBigot
Robert Oscar Lopez, co-autor de “Jephthah’s Daughters: Innocent Casualties in the War for Family Equality”
Denise Shick, autora de “My Daddy’s Secret”
Dawn Stefanowicz, autora de “Fuori Dal Buio: La Mia Vita Con Un Padre Gay”.

https://www.aciprensa.com/noticias/seis-hijos-de-parejas-gays-envian-carta-a-dolce-y-gabbana-gracias-por-defender-nuestro-derecho-46482/

 
Por cierto, cuatro o cinco días después de pedir el boycot de los productos de la firma italiana, el diario británico “Daily Mail” se preguntaba “Pero ¿ya se ha acabado el boycot, Elton?”, tras fotografiar al cantante británico en Los Ángeles con una bolsa de Dolce & Gabbana en la mano.

http://www.dailymail.co.uk/news/article-2999023/Elton-John-seen-LA-holding-Dolce-Gabbana-shopping-bag.html