Lija, pintura y Chiquitita del grupo Abba


Casi a finales del mes pasado decidí pasar de viernes a domingo en la casa que tenemos en Valsequillo.
Semanas antes había lijado y pintado las barandillas que flanquean los dos lados de la escalera y la que protege el balcón que dan acceso a la vivienda, pero 
quedaron pendientes los tres pilares de madera que ayudan a descargar el peso del techo. Además la puerta del garaje, también de madera, necesitaba masilla por algunos lados y pintura.

Finalmente, el mismo garaje estaba pidiendo a gritos una reordenación de herramientas, de sacos de cemento, de turba, de carbón para asaderos y de miles de cosas que habíamos ido dejando aquí y allá desde hacía meses. A todo esto debía incluirse el riego de los matos y las tareas de mantenimiento que habitualmente hago con mi padre todos los sábados.
Aunque yo estaba aún de vacaciones, mi mujer había empezado el trabajo y mi hija el colegio, por lo que nuestro coche no estaba disponible para salir el viernes, así que un día antes, el jueves, después de meter en el de mis padres el bajo, la Framus, el amplificador y la mochila con cables, micro, efectos, púas, correas, afinador,……subí hasta Valsequillo y lo dejé todo arriba.
Me levanté a las 6 de la mañana como si fuera a trabajar. Mis chicas lo hicieron un poco más tarde, desayunaron y se fueron a las 7:30; a las 8:00 tenía puesta la chaqueta de la moto, otra mochila con ropa, varias mudas y algo de abrigo colgada a la espalda, casco, guantes y pasadas las nueve estaba con la lijadora atacando el primero de los pilares.
Serían las dos de la tarde cuando terminé. Todo lijado y con dos manos de pintura.
El día estaba muy agradable. Sol radiante y sin nubes. Descansé un poco acompañado de una cerveza fría y acto seguido me metí con el garaje. Me dio menos lío de lo esperado porque a las dos y media ya lo tenía ordenado y despejado para poder colocar el equipo.
Otra media hora me llevó conectar todo y dejarlo preparado para llegar, enchufar y tocar, “plug and play”, como dicen los anglosajones.
Después de ducharme, almorcé un par de hamburguesas con algo más que no recuerdo y tras servirme un whisky bajé al garaje. Serían las cuatro y algo
Ya he dicho en varias ocasiones que como guitarrista y bajista, en una escala de uno a diez, estoy en un tres, pero en mi defensa sólo puedo decir que nunca me he preocupado por aprender nada distinto de lo que naturalmente me sale, ni por practicar, ni por recibir clases y, bueno, ahí está el pésimo resultado. Sin embargo, de entre las cuatro horas y pico que suelo pegarme tocando y cantando cuando subo a Valsequillo, siempre hay períodos de uno, dos, tres, cinco, siete, nueve minutos seguidos en los que me gusta lo que suena y me encanta cómo suena y esos escasos momentos me procuran una felicidad tal, que justifican hasta el último céntimo que he gastado en equipo.
En esta ocasión, para evitar la lumbalgia que me entró la última vez tras estar de pie todo ese tiempo con la guitarra o con el bajo colgados, decidí hacerlo sentado desde el principio. Bajé una silla de la cocina, coloqué la guitarra a mi derecha, el micrófono a su lado, el Ipod con las canciones y las letras en un atril y los efectos a la izquierda. Todo perfectamente accesible por primera vez en la historia y además sentado. 
 
Bueno y en esas estaba, cantando con el micro en la mano y un par de whiskys encima, cuando arrancó el karaoke de “Chiquitita” que, aunque no es de mis temas preferidos del grupo sueco Abba, empecé a cantarlo. Gracias a la unidad de efectos mi voz sonaba cañón. Este aparato hace que mi voz pueda duplicarse y hasta triplicarse, creando el efecto de un coro y dándole a la canción un sonido muy elegante y compacto. “Chiquitita” sonaba limpia y redonda con mi voz y mi coro apoyándome y fue tanto que no pude acabarla. Sería el whisky o……que me hago viejo o….a lo mejor,…..no sé……..el whisky, pero….. me enyurgué. Intenté seguir, y,……….no me salía la voz. ¡Qué emoción!
Y en aquel preciso momento en el que mi cerebro, animado por la ingesta y por la agitación provocada por la inacabada versión de “Chiquitita”, liberaba endorfinas a borbotones sumiéndome en un completo éxtasis de felicidad, vino a mi mente de golpe la imagen del responsable del estado de completo nirvana que había experimentado durante aquellos minutos………mi “Special Musical Advisor”
Seguí con más temas. El “Wild Horses” de los Rolling Stones a dos voces……volvió a romperme. Con más o menos éxito cayeron los habituales “Time” y “Wish you were here” de Pink Floyd.  “Your Song” de Elthon John, “Bohemian Rhapsody” y “Fat Bottomed Girls” de Queen, “El Rey” de Vicente Fernández y más temas de Abba, Loquillo, Lou Reed, Elvis, Sinatra, el “Psycho killer” de los Talking Heads………...,"un amigo me hizo una demostración con una unidad de efectos para cantar de la casa TC Electronic y me acordé de ti" -me dijo hace tiempo- "te lo ibas a pasar pipa con ella”. Meses más tarde conseguí hacerme con una de segunda mano que le compré a un Guardia Civil que vivía en el Cruce de Arinaga.  El aparato no es de este mundo; es el que estaba usando a tres voces cuando ocurrió lo de las endorfinas y el “Chiquitita” interruptus.
Me cansé del micrófono y saqué el bajo de su estuche. ¡Horror! La pila de 9 voltios que tengo disponible no cabe dentro de la carcasa prevista para ella. El bajo, al ser activo necesita una pila para funcionar. La de repuesto que traigo siempre, no vino esta vez, así que volví a guardarlo y cogí la guitarra.
¡¡¡Qué placer!!! Estuve con ella durante varias horas parando de vez en cuando a descansar. Unas veces soleando y otras cogiendo el micro para cantar “Oh Darling” y “Glass Onion” de The Beatles, “Cadillac solitario” de Loquillo, “Don’t forget about me” de Simple Minds……….hasta que un dolor insistente en las yemas de los dedos me hizo parar. Eran las ocho y media cuando miré el reloj.
Creo que empezó a asesorarme allá por la mitad de los noventa y sin su valiosa ayuda jamás, repito, jamás habría logrado hacerme con un equipazo como el que tengo. Yo sólo no habría tenido los arrestos necesarios para pagar el precio de ninguno de ellos si no hubiese contado con su apoyo desinteresado. Todo es de segunda mano, pero de calidad profesional. Algunos hechos a mano. Y ha sido eso, la suerte de haber podido contar con su consejo, lo que me ha conseguido unos instrumentos musicales excepcionales, que aún en las manos de un imperito ejecutante como yo, son capaces de ofrecer momentos de felicidad incalculable. Por poner un símil, una de mis guitarras es como un Rolls y el hecho de que uno no sea un experto conductor capaz de sacarle partido al motor V12 de 412 caballos de los modelos de la marca inglesa, no le impide apreciar la lujosa y exquisita calidad del vehículo que tiene entre las manos, aunque nunca lo conduzca a más de 90 kms/hora.
Luego llegó la época de las unidades de efectos para la guitarra y otro día, hace años también, me pasó un CD con el título de "software musical" que incluía un programa magnífico, el "Jammer". Arrastrando acordes a un pentagrama con el ratón, un lego como yo podía construir ¡¡una canción!! y haciendo click en un icono arreglar los acordes elegidos dándole al tema un sonido de jazz o de rock o de folk y encima…….¡¡¡sonaba bien!!!………………..¡Cuántas horas de felicidad construyendo versiones de temas que me gustaban, cortando aquí y pegando allí acordes para ver cómo sonaban! Disfruté todo el tiempo que invertí en ello.
Es el artífice de todos esos raros dos, tres, cinco o siete minutos seguidos de placer de los que hablaba antes, de los muy gratificantes efectos que me generan y que nunca habría logrado arrancar de ninguna de las varias guitarras de baja calidad que tuve antes de conocerlo. Mi agradecimiento tiende al infinito, como los logaritmos neperianos.
Un día, el bajista de un grupo en el que él tocaba me dijo, “aquellos que hemos descubierto la música somos un peldaño más felices que el resto”. Más tarde me enteré que había sido mi Asesor Especial el que le había enseñado a tocar el bajo.
¡Otro afortunado como yo!
Si de este fin de semana musical se hubiese realizado una película yanqui, al final, en los créditos, después del “The end”, aparecería sin ningún género de dudas la línea de reconocimiento expreso al "Special Musical Advisor", y al lado, su nombre y que yo omito porque esto..........es internet.

Grecia ¿quién lo iba a decir?


Hablaba el otro día con un amigo de origen norteamericano acerca de la decapitación de su compatriota periodista, James Foley por parte de miembros del Ejército Islámico de Irak y Levante y de la despiadada y bárbara crueldad con la que se estaban conduciendo, degollando, asesinando y hasta crucificando a sus congéneres por cuestiones religiosas. Rápidamente concluimos que nosotros, los infieles ciudadanos occidentales, seríamos los siguientes en la lista de estos terroristas y en ese momento me dijo, “mira, son este tipo de cosas las que exigen una actuación militar tan severa que signifique el aplastamiento total de hasta el último miembro de ese Ejército islámico y en lugar de esto, nos dedicamos a bombardeos diarios que acaban con algunos de estos hijos de puta, pero que deja a otros muchos vivos para continuar con los asesinatos”.
La verdad es no puedo estar más de acuerdo.
Irán, el país islámico en el que reside la mayoría de los chiítas del mundo, ha empezado a temblar ante la gravedad de la amenaza, tanto, que se ha visto forzado a negociar con el “Gran Satán” yanqui –si Jomeini levantara la cabeza…- y parece han acordado que serán voluntarios iraníes –entre otros- los que se enfrenten sobre el terreno a estos terroristas del Ejército Islámico.
Total que en eso llegó la cumbre de la OTAN en la que el presidente de los EEUU solicitó a sus aliados europeos la formación de una gran coalición para enfrentar a estos terroristas y sólo ha logrado que diez de los veintiocho miembros de la UE, -lamentablemente España se ha quedado fuera-, se sumen a aquélla, eso sí, dejando absolutamente claro que “no habrá soldados sobre el terreno”.
Con mi amigo yanqui ya había hablado de esta incomprensible actitud de los países de la UE de considerar el gasto en defensa como algo poco “progresista” y que la mayoría de los europeos no querían ni ataúdes, ni sangre, ni gastarse mucho dinero en sus Fuerzas Armadas, ni siquiera cuando con ello se tratasen de adoptar medidas para defendernos de una amenaza tan real y cierta como esta, a pesar de que, encima, la mayoría de los occidentales que luchan en el Ejército Islámico proceden de países de la UE, esto es, a sabiendas de que tenemos al enemigo en casa.¡Que los muertos y los dineros que acarrea nuestra defensa los pongan los EEUU!
Hace algunas semanas, el nuevo líder de los socialistas españoles afirmaba en una entrevista en Antena 3 que España debía haber formado parte de la coalición militar promovida por el presidente Obama, pero “sin que eso significase enviar militares”. ¡Que me expliquen cómo se come eso!
Y hoy día 4 de octubre, en el diario El Mundo, entrevistado por Rafael Álvarez y a la pregunta “¿Qué Ministerio sobra y qué presupuesto falta?” ha respondido que “falta más presupuesto contra la pobreza, la violencia de género... Y sobra el Ministerio de Defensa.”

Pedro Sánchez ha tenido que matizar el mismo día estas manifestaciones y el diario El Mundo recoge en su web que fuentes del PSOE le han manifestado que “no está en el ánimo de Pedro Sánchez eliminar el Ministerio de Defensa.”
Vale, no está en su ánimo, pero sin duda sus palabras reflejan el verdadero sentir de gran parte de nuestra izquierda que reniega de algo tan básico como estar preparados para defendernos de una agresión externa, porque "todo se puede dialogar". José Bono cuando era Ministro de Defensa decía que prefería morir a matar y la impresentable de Carmen Chacón desempeñando el mismo puesto afirmaba ser pacifista. Tengo numerosos amigos y conocidos de izquierda que están convencidos que hay que reducir el dinero destinado a defensa y gritar “No a la guerra” y si me apuras hasta “¡OTAN, no, bases fuera!" Me resulta incomprensible.
Leía en un diario de tirada nacional que sólo tres países de la OTAN cumplen la recomendación de destinar el 2% del PIB a defensa. Los EEUU con un 4’8%, Reino Unido con un 2’6% y, ¡mucha atención!, Grecia con el 2’1%.
Grecia, el país intervenido por excelencia, el que vive de rescates de la UE, el que está hundido en la crisis y vive amenazado por el auge de la extrema izquierda y de la extrema derecha, el que falseó todas las cuentas públicas, destina mayor porcentaje de gasto a defensa que el siguiente en la lista que es…..¡¡¡Francia!!! Es decir, los helenos, asumiendo sin ambages el peligro que uno de sus vecinos - tienen contenciosos con Turquía desde hace siglos- representa para su soberanía y aún sufriendo las penurias económicas y sociales más dolorosas, no dudan en destinar recursos económicos –que obviamente detraen de otras partidas presupuestarias del Estado- para disponer de unas Fuerzas Armadas capaces de hacer frente al que les amenaza. El ejército turco está entre los diez más poderosos del planeta.
En el caso de España, nuestros potenciales enemigos –como señalaba el presidente Rajoy- vienen por el norte de África. No podemos tomarnos esta amenaza a broma, ni podemos desdeñar su alcance porque lo cierto es que somos un objetivo de los terroristas islámicos y ahí van dos ejemplos.
Safar al-Hawali, prominente jeque Saudí en una carta dirigida a George W. Bush: "Imagine señor presidente, ¡todavía lloramos la pérdida de Andalucía y recordamos lo que Fernando e Isabel hicieron a nuestra religión, a nuestra cultura y a nuestro honor! Soñamos con recuperarla".

Ansar al-Islam en el Sahara musulmán: "Al Andalus está frente a nuestros ojos y con la ayuda de Alá recuperaremos la Tierra del Islam y lo que nos fue arrebatado de las manos de nuestro antepasados, sin que nos importe el tiempo que pueda llevar conseguirlo." (Estas “prendas” están cerquita de las islas, ahí al lado)

En noticia fechada el pasado mes de julio, Javier Casqueiro comentaba el atentado yihadista perpetrado contra el ejército de Túnez e iniciaba su artículo en el diario El País con el siguiente párrafo: “Túnez de luto nacional tres días, Marruecos lleva una semana en estado de máxima alerta, Argelia mantiene a sus omnipresentes fuerzas de seguridad en vigilancia total y Libia sigue en el caos. El fantasma del yihadismo terrorista obsesiona en el Magreb, también en los países teóricamente ahora más estables”.
Aunque muchos quieran soslayar esta realidad, "eso no va a pasar aquí", lo cierto es que los chiíes tienen sus propios grupos terroristas, Hamás y Hezbolla, ambos subvencionados por Irán. Los suníes tienen los suyos, Al-Qaeda y el Ejército Islámico, financiados por Arabia Saudí. En cuanto uno de ellos acabe con el otro, dirigirán a estos terroristas a intentar recuperar lo que consideran les pertenece. Las palabras de Osama Bin Laden, “al final de todo, le pedimos a Alá que la Umma pueda recuperar su honor y prestigio y que pueda levantarse sobre todos los territorios islámicos robados, desde Palestina hasta Al Andalus” no dejan lugar a dudas.

Y, más o menos por aquí llevaba este artículo, cuando leí en un diario digital que “El Gobierno baraja una intervención militar en Libia junto con Francia”. “Informes de inteligencia –continúa este diario- insisten desde hace meses en el riesgo de que se instale en el ‘patio trasero’ de España una réplica del Estado Islámico” y puede que esto sea una completa exageración que admita el “no- hacer-nada-para-que-nada-nos-ocurra”, (el buenismo de ZP) pero sería trágico que después de no mover un solo dedo para prevenir un peligro que se cierne sobre nuestro país, encima no tuviésemos capacidad para defendernos. ¿Pero…es que nadie se ha sorprendido por la meteórica velocidad del avance del EI por el norte de Irak?’
La posibilidad de que una chispa pueda prender por todo el norte de África es un escenario que seguro está previsto por el Estado Mayor de nuestras FFAA, pero ¿en qué condiciones está nuestro Ejército?¿Y nuestra Armada? ¿y nuestras fuerzas aéreas?
En 2013 España gastó en defensa el 0’94 % del PIB, bastante lejos de la recomendación de la OTAN. Desde 2008 el presupuesto se ha reducido un 32% y parece que la mitad de nuestros carros de combate, por poner un ejemplo, están parados………….
Ya desde la época de los romanos estaba claro que “si vis pacem para bellum”, esto es, la paz, sólo se garantiza estando preparado para la guerra y viendo lo visto, me temo que ese 0’94 % del PIB es del todo insuficiente.
Aprendamos de Grecia. Aumentemos el gasto destinado a defensa para asegurar que todas las Armas de nuestras FFAA estén plenamente operativas, se encuentren suficientemente dotadas, garanticen la seguridad de nuestros militares y sean capaces de responder a una agresión externa de forma contundente y aplastante.
¿Y de dónde se saca el dinero? Pues minorando todas y cada una de las restantes partidas presupuestarias. No hay otra solución. Como me comentaba un amigo "mejor que nos estemos dando por c**o entre nosotros porque la cosa está jo**da, a que sigamos jo**dos y que encima vengan otros de fuera a darnos por detrás sin que podamos oponer resistencia"
El problema es que con la izquierda española no se puede contar. No quiero imaginar su reacción si Rajoy hubiese decidido formar parte de la coalición propuesta por Obama.



Hasta San Bartolomé de Tirajana por Temisas



Este pasado domingo ya estaba despierto a las 8 de la mañana. Como siempre pregunté a mi mujer si se animaba a dar un paseo pero nanay de la china. Luego llamé a mi madre por si le apetecía acercarse hasta San Mateo y echar un vistazo por el mercadillo agrícola que se monta todos los domingos por allí y tampoco, así que a las 8:30, con la cámara a cuestas, bajaba en la moto por la calle Buenos Aires en dirección al muelle. 

Ya desde la avenida marítima pude divisar, al menos, tres cruceros atracados en la dársena del Santa Catalina, pero como es habitual en estos casos, la policía portuaria prohibía el acceso. Sólo pasaje y tripulaciones podían entrar y salir libremente del recinto.
 
Una vez más comprobé que los casi 7.000 cruceristas que llevaban a bordo los buques atracados, el "Aida Stella", el "Celebrity Eclipse" y el "MSC Sinfonía", desembarcaban en la novena ciudad más poblada de España, a diez minutos a pie de una de las zonas comerciales más importantes de la misma y todos nuestros comercios estaban cerrados a cal y canto. ¡La-men-ta-ble!
 
Aparte de esta, en un muelle interior, no pude tirar ni una foto y me largué de allí sin bajarme casi de la moto.
 
 
Salí del muelle y tiré en dirección sur, pensando en subir, tal vez, por Tafira baja, pero cuando llegué a los túneles de San José, cerca de la Comandancia de la Guardia Civil, decidí seguir pa'lante y me llegué hasta La Pardilla, en Telde. De allí seguí hasta El Calero, otro de los barrios de este municipio, para continuar hasta Ingenio en donde hice mi primera parada.

En el mismo bar en el que me pedí un cortado, serían las nueve más o menos, ya había algunos moteros "pro", es decir, de los que salen cada domingo equipados con monos, cascos y guantes como los que usan Jorge Lorenzo, Marc Márquez o Dani Pedrosa, manejando motos "tipo R" ("racing") de 120 caballos de potencia para arriba y que en numerosas ocasiones me han adelantado a velocidades de vértigo. La relación peso potencia es tal en estas motos, que los ves por el espejo retrovisor y tienes la sensación de que se te acerca un misil. 

El día estaba completamente despejado y el sol brillaba con fuerza, pero corría una ligera brisa que de no tener puesta la chaqueta, me habría dado frío. 

Apuré el cortado, pagué, salí del bar subiéndome la cremallera de la chaqueta, casco, gafas, guantes y arranqué la moto. Llegué al primer cruce nada más salir de Ingenio y giré a la derecha en dirección a Temisas. Las siguientes fotos -si se cliquea sobre ellas se ven a mayor tamaño- son de esa zona.



El firme de esta carretera de Temisas es perfecto. No hay baches, está casi siempre bastante limpia, el tráfico suele ser escaso, no hay gravilla ni piedras, vamos que normalmente tiro de acelerador por esta zona con muchísimo gusto, pero........ 


creo que de todas mis salidas moteras, ésta ha sido la vez que más despacio he conducido y en la que más veces he parado para disparar una foto. Hasta San Bartolomé de Tirajana no tuve a nadie detrás de mi y fueron pocos también los que se me cruzaron en sentido contrario. Hubo ocasiones en las que estuve yendo a 20/40 kms. por hora durante un buen rato, en segunda, mirando y buscando algún encuadre interesante.

Había aparcado en una curva que tenía un buen arcén para sacar esta foto. Tuve que retroceder unos 100/150 metros para hacerla. Se oía el ruido de una moto grande que se acercaba y

veo que  este elemento está frenando y termina por parárseme al lado. Se subió la visera y me dijo: "perdona, ¿eres el fotógrafo del Canarias 7 que está haciendo un reportaje que luego cuelga en su blog?"
Me dio la impresión que le decepcionó que no lo fuera. 

Juraría que entre sus piernas llevaba una Kawasaki ZX636-R, una bestia de 130 caballos capaz de pasar de 0 a 100 en menos de cuatro segundos, de 0 a 160 en menos de siete y con una cubierta trasera el doble de ancha que la mía. Era un "pro" y me temo le habría agradado ser sujeto del reportaje del fotografo del diario. En la siguiente foto se puede ver el mono con el protector de la rodilla para las "tumbadas", las botas con el remache metálico lateral para los roces con el asfalto, los guantes, el casco..........., vamos, el equipaje completo. 

Tengo que reconocer, una vez más, que en ciudad mi Kawasaki ER-5 es imbatible. Poco aparatosa, manejable, ágil, rápida, de consumo mínimo y dura como una roca,..........pero es que fuera de ella, con sus humildes 50 caballos, no desmerece en absoluto, respondiendo a la perfección dentro de lo que son sus características técnicas. Su relación peso potencia es también importante, tanto que en más de una ocasión, otros moteros con los que he compartido excursión se han quedado impresionados con ella, "¡niño, tu Kawa camina un huevo!" 

Y sí, todo es verdad, 500 centímetros cúbicos, pero............yo también quiero poder pasar de 0 a 100 en menos de cuatro segundos. En definitiva, es el reprise lo que me gusta, esa sensación de ir manejando un proyectil. Como me saque la primitiva, la Ducati Multistrada 1200 cae seguro

Volví a subirme en la moto y seguí hacia San Bartolomé de Tirajana.
Otras instantáneas del barranco tirajanero.




Volví a parar en un espacio mínimo del arcén cuando un eco de ruidos de tubos de escape se propagaba in crescendo por todo el interior del barranco. No tuve que esperar mucho.  Diez o doce motos en fila india.







Y llegué a San Bartolomé. Se celebraba algo. Había exposiciones de vehículos antiguos y de los bares se escapaba la retransmisión del Tenerife/UD Las Palmas.


Este Austin Seven acaparaba las miradas de los numerosos curiosos que pululábamos por allí. Me gustó, pero........



tengo que reconocer que este Humber del año 64 y
este Borgward Isabella Coupe del 59 me gustaron mucho más


También se exhibían algunas motos de los años 70 y otras más antiguas aún. Hondas, Vespas, Derbis, B.S.A......







y cinco o seis BMW M3 de los años 90


Hice esta foto de la iglesia tirajanera y arranqué en dirección a Tejeda, pero al llegar al cruce de San Mateo, viendo la hora que era, decidí empezar a bajar hacia la ciudad.
La Isleta desde el quinto pino. 
Rutómetro del pasado domingo con salida en el Muelle y llegada en el centro comercial La Ballena.

Estaba de vuelta en casa sobre la una y media de la tarde, después de 133 kilómetros y dos horas y media de ruta

Por el muelle.....¡una vez más!

Después de bastante tiempo sin hacerlo, llevo un par de fines de semana saliendo con la moto.  Como siempre me di un salto por el Muelle de Santa Catalina a echar un vistazo. Aparqué ahí a la izquierda, detrás de la valla, en la entrada de la terminal de viajeros. Dejé el casco en el manillar, los guantes en el sillín y aprovechando que la verja estaba abierta, cosa poco habitual según mi experiencia, pude acercarme bien a todos lados.




  
El día estaba magnífico, hacía ya calor a las nueve y media de la mañana y pensé que con la chaqueta puesta y con todo el ajetreo que implica cada parada a la hora de disparar una foto, no iba a durar mucho. Tres edificios significativos de nuestra ciudad, el circular hotel "Bardinos", el centro comercial "El Muelle" y el "Woermann"
 

Los buques de la Armada, "Tornado", "Meteoro" y "Relámpago" en primer término, junto al "Hespérides" de investigación y el buque hospital "Esperanza del Mar" a continuación.
 
El "Hespérides" con las torres de los edificios del barrio de Escaleritas al fondo. 
 
El buque hospital "Esperanza del Mar", con base en  el Arsenal de nuestra capital y que en sus 32 años de servicio ha prestado asitencia sanitaria a casi 30 mil de nuestros pescadores mientras faenaban en el banco sahariano, junto con el "Juan de la Cosa", con base en Santander y asignado a las mismas tareas de apoyo médico a los pescadores de la zona del Cantábrico, son los únicos buques asistenciales civiles dirigidos a prestar asistencia a una flota pesquera. Pertenecen al Instituto Social de la Marina del Ministerio de Empleo.


Hace diez o o doce días tiré esta foto. Dos inmensos buques pertenecientes a la compañía Posh Terasea que, según leo en la red, se dedica a prestar servicios marítimos en alta mar, estaban amarrados en el muelle. Una verja cerrada me impidió acercarme más, pero el tamaño de ambos me pareció enorme, de hecho, de los más grandes que había visto, hasta que.................

 

este domingo me quedé impresionado al compararlo con el "Skandi Aker", también atracado en la dársena del Santa Catalina y que pertenece a la compañia Aker Solutions dedicada a la ejecución de trabajos submarinos

Según recoge la propietaria del buque en su página web, el "Skandi Aker", de 157 metros de eslora y 16 mil toneladas de peso, está preparado, entre otras cosas, para realizar trabajos submarinos de instalación y construcción, siendo capaz de manejar estructuras de 225 toneladas a tres mil metros de profundidad. ¡Asombroso!

Una vista desde la proa.


Helipuerto


El tamaño de casi todo lo que veía era descomunal. Las grúas, las tuberías que subían y bajaban por la estructura metálica, el diámetro de las poleas, los brazos hidráulicos, el bulbo de la proa, los focos para iluminar de noche las zonas de trabajo. Vamos que es como los buques que vemos en el programa "Superbarcos" del canal "DiscoveryMax".

 
 
 

 Y estos dos..........¡unos que pasaban por allí!
 
 

Serían las diez cuando me subí en la moto y salí del muelle y como quien no quiere la cosa me vi por las inmediaciones del hotel Reina Isabel, luego por Fernando Guanarteme hasta el Auditorio para terminar saliendo por la carretera del Norte con dirección a Arucas.  Al llegar descarté Teror por la cantidad de gente que presumiblemente habría por allí al estar tan próximo el día de la Virgen del Pino y tiré con mala gana hacia Firgas, no por nada que no sea el haber estado por allí varias veces, pero me encontré con una desviación que ponía "Los Rosales" y por ahí me metí. Todo bajada. La pendiente era importante, tanto que en las numerosas ocasiones en las que no tuve a nadie detrás, llevé la moto largos tramos en primera para aprovechar el freno del motor. Llegué al barrio de Cambalud primero y a continuación al barrio de Trapiche, ambos pertenecientes  a Firgas, para terminar saliendo por el barrio de Bañaderos que forma parte de Arucas y allí en la rotonda de la zona de El Puertillo enfilé en dirección Guía-Gáldar. Una señal indicaba "Atalaya de Guía" y me dije, "pues pa'llá vamos". Nada interesante. Me llegué hasta el mirador que hay en la Atalaya de Guía, descansé diez minutillos y me fui para casa sin haber disparado ni una sola foto desde que dejé el muelle.