Las Palmas Motown (II). Triumph. Royal Enfield. Bultaco y KTM

Con las Triumph ya Rafa y yo habíamos tenido un contacto directo hacía algunos meses. Un día fuimos al concesionario. Quería enseñarme una Tiger 800 XRx de la marca inglesa que le estaba causando unos "dolores" de barriga terribles, con los que terminé también yo tras ver una Yamaha FZ1 Fazer de segunda mano impoluta que llegué a pensar tenía mi nombre escrito. 

La verdad es que en este modelo de Triumph también me sentí muy cómodo. Los pies en el suelo y la sensación sentado al manillar fue magnífica. Con un motor tricilíndrico de 800 cc que da 95 caballos, he leído maravillas de ella en foros de internet. 



Además tienen este modelo en azul con el asiento 50 mm más cerca del suelo, para usuarios de menor altura.
Otro de los "bichos" estrella de la marca inglesa, la Speed Triple
Los modelos clásicos StreetTwin, bicilíndricos con 900 cc y 55 caballos. 

Una única Moto Guzzi 
Las Royal Enfield. Leo en su web que esta marca inglesa data de 1901. En 1949 abrieron una planta en la India. En 1967 la fábrica cerró en el Reino Unido pero la sucursal siguió produciéndolas ante la constante demanda de clientes hindúes. Desde 1995 es propiedad de una gran empresa automovilística india.


El mismo concesionario representaba también a Bultaco y si bien no vi ninguna moto, presentaban esta especie de bicicleta con motor eléctrico que anuncian en su web como "una combinación sorprendente entre el mundo de la moto y el de la bicicleta: propulsión eléctrica y experiencia física del pedaleo, independiente (no asistido), o la perfecta combinación de ambos sistemas."   La batería necesita tres horas para cargarse y ofrece una autonomía de entre 50 y 100 kms. dependiendo del modo de uso.


El precio supera los 5.000 euros
Por último en esta segunda entrega los modelos de la austriaca KTM. Todos los modelos son sobresalientes en su segmento, pero todas las KTM me resulta estéticamente feas. De esta primera he leído que las curvas son su zona predilecta.





Las Palmas Motown (I). Ducati y Victory

Hace un par de viernes me llamó mi amigo Rafa para ver si nos dejábamos caer por la "II Feria de la Moto de Gran Canaria Las Palmas Motown" que se celebraba en el parque de Santa Catalina entre los días 15 y 17 de abril. 

La verdad es que el hecho de haber ido el viernes por la tarde, nos regaló un recinto con no muchos visitantes que nos permitió movernos con comodidad entre los distintos stands de cada una de las marcas presentes.

Para mi sorpresa ni Honda ni Yamaha participaron en esta edición.

Ducati fue de las que puso bastante carne en el asador. Tenía motos expuestas tanto fuera como dentro del edificio Miller.

En primer término dos Multistrada 1200. 

Me subí a las dos. 

Sentado sobre la gris, no me llegaban los pies al suelo. Es el último modelo de Multistrada, la Enduro, y por eso mismo, es más alta que sus hermanas. Me subí a la roja y me encontré perfectamente cómodo en ella. La planta de los pies en el suelo y la posición de conducción maravillosa.
La Multistrada Enduro de frente

 La Multistrada 1200S de frente
Ya en el interior del edificio Miller, Ducati había desplegado los modelos más señeros de la marca. Desde las Panigale.....






Pasando por las Hyperstrada
Por las Multistrada "full equiped"

 Hasta los distintos modelos de Monster...

o de Diavel




Para terminar con los modelos Scrambler

 

"Victory Motorcycles" es un fabricante de motos norteamericano que empezó su producción en 1998. Es decir, comparado con Harley Davidson, Victory ha nacido ayer, pero no hay duda que la filosofía es muy similar. El motor V-Twin creo que lo incorporan todos los modelos de la marca












En Venezuela

El pasado 2 de abril el periódico británico "The Economist" publicaba un artículo sobre Venezuela titulado "Encuentra las diferencias". Es un documento importante ahora que sabemos que Hugo Chávez ha estado intentando subvertir nuestro orden constitucional financiando a Podemos para “llevar la Revolución a España y luchar contra el capitalismo”. 
 Ahí va traducido.
 
Encuentra las diferencias. Siguiendo el modelo Mugabe
La visita a un supermercado en Venezuela es como entrar en el skecth de la tienda de quesos de Monty Python. "¿Tiene leche?", el dependiente de la tienda niega con la cabeza. “¿Azúcar? No. ¿Café? No. ¿Jabón? No. ¿Harina de maíz? No. ¿Aceite de cocina? No. Pero vamos a ver, ¿tiene en venta alguno de los productos que el gobierno considera tan esenciales, que fija sus precios por debajo de lo que cuesta fabricarlos? No.”
Este es el “queso duro” del día a día para las masas que hacen cola con la esperanza de que un camión llevando algo, cualquier cosa, llegará. Yesenia, una señora de mediana edad de un pueblo cercano a Caracas, se levantó a media noche, se subió a un autobús con dirección a la capital, comenzó a hacer cola a las 3 am y todavía está allí a las 10h. "No es bueno estar aquí esperando de pie, al sol, sin desayunar, sin agua” "¿A qué cree usted se debe esta escasez tan severa?” "Mala administración".
Eso por decirlo suavemente. El gobierno venezolano gasta como un padre que en Navidad ha bebido demasiado ponche de huevo, subvencionándolo todo. Desde casas rurales a arroz. Y como no puede pagar sus cuentas, sobre todo después del desplome del precio del petróleo, pues imprime dinero.
Los cajeros automáticos en Caracas escupen billetes nuevos con números de serie consecutivos. La última vez que este corresponsal vio tal cosa fue en Zimbawe a principios de 2000. El FMI prevé que la inflación alcanzará el 720% en Venezuela este año, una cifra que Zimbawe alcanzó en 2006. En 2008 el país africano fue sacudido por una hiperinflación tan grave, que hasta los mendigos rechazaban ofendidos los billetes de mil millones de dólares de Zimbawe que les ofrecían.
¿Está Venezuela en la senda de convertirse en Zimbawe? A pesar de que son culturalmente muy diferentes, los paralelismos políticos existentes son presagio de mal agüero. Ambos países han sufrido bajo carismáticos líderes revolucionarios. Robert Mugabe ha gobernado Zimbawe desde 1980. Hugo Chávez dirigió Venezuela desde 1998 hasta su muerte en 2013. Su sucesor elegido a dedo, Nicolás Maduro, continúa su política, aunque sin la destreza ni el carisma de Chávez o de Mugabe.
Mugabe requisó grandes granjas industriales sin compensación, destruyendo la industria más grande de Zimbabwe. Chávez expropió las empresas por capricho, transmitiéndolo a veces en directo por la televisión. Despidió a 20.000 trabajadores de la empresa petrolera estatal, PDVSA, y los reemplazó con 100.000 leales a menudo incompetentes, algunos de los cuales empleó para confeccionar camisetas revolucionarias.
Mugabe perdió un referéndum en 2000, pero manipuló la elección siguiente para mantener a la oposición -más numerosa- fuera del poder. Los chavistas perdieron una elección parlamentaria en diciembre, pero han utilizado su control de la presidencia y la Corte Suprema para neutralizar a la –mayoritaria- oposición.
Mugabe reclutó una milicia de gentuza formada por "veteranos de guerra" para intimidar a sus oponentes. Chávez ha reclutado bandas de los barrios pobres, conocidos como “colectivos”, para aterrorizar a los suyos. El 5 de marzo, varios gángsters en motocicletas estuvieron rodeando la Asamblea Nacional –controlada por la oposición- y terminaron pintando en sus paredes consignas a favor del gobierno como “¡Chávez vive!”. Y la policía de pie, observando y mirando.
Sin embargo, la similitud fundamental entre los dos regímenes no reside en su común actitud macarra, sino en su ineptitud económica. Ambos creen que a las fuerzas del mercado se las puede llamar a la orden de ¡firmes! como a soldados en un desfile. En ambos casos, los resultados son similares: escasez, inflación y desplome de los niveles de vida.
Mugabe, que al igual que los chavistas profesa gran preocupación por los pobres, reguló los precios de varios productos de primera necesidad en la década de 2000 para que fuesen "accesibles". Desaparecieron inmediatamente de los estantes de los supermercados. Las subvenciones, que se supone deben hacer que el control de precios funcione, a menudo han sido objeto de robo en ambos países. Los proveedores, en lugar de vender los productos al precio oficial, prefieren venderlos en el mercado negro.
Policía antidisturbios al por menor.
Ana, una joven vendedora ambulante en Caracas, explica cómo funciona el sistema. Lleva en la mano una bolsa de detergente que se supone debe ser vendido por 32 bolívares. Lo compró por 400 y lo venderá por 600. Su negocio es ilegal, pero se lleva a cabo abiertamente en una plaza llena de gente. Cerca de allí, los vendedores ambulantes llegados de zonas rurales regatean los pañales ilegales. El viaje en autobús a Caracas es de 13 horas; vienen cada dos semanas.
En el exterior de un supermercado de propiedad estatal, una docena de guardias nacionales equipados con chalecos antibalas, porras y gases lacrimógenos impiden a una mujer embarazada la entrada. No es uno de los días de la semana que tiene asignados para ir de compras, explican. (Te dan dos.) Los clientes deben mostrar sus documentos de identidad para entrar en la tienda y sus huellas digitales deben ser escaneadas antes de comprar la ración de productos de precio controlado.
Sin embargo, estas medidas no son rival para la ley de la oferta y la demanda. Supongamos que usted está conduciendo un camión cisterna cargado con gasolina subvencionada. Se puede vender la carga legalmente en Venezuela por $ 100 o conducir a través de la frontera de Colombia y venderlo allí por $ 20.000. Los problemas de pago con la policía de fronteras son fáciles de solucionar.
Por otro lado, empresarios astutos encuentran maneras de evitar los controles de precios sin violar la letra de la ley. Cuando el precio del pan quedó sometido a regulación en Zimbawe, los panaderos agregaron frutas secas y lo llamaron "pan de pasas", lo cual los colocaba fuera de la lista de productos de precio controlado. Las empresas venezolanas han añadido ajo al arroz, el llamado "arroz con ajo" y lo venden a precios no regulados.
Toda estas leyes ridículas son las que están detrás de esta comedia amarga. Un jefe de una empresa venezolana recuerda el momento en que se agotó el suministro de papel higiénico. Llamó a un amigo que era propietario de una empresa de papel. El amigo le dijo que no podía venderle ni un solo paquete, pero que le podría vender un camión pequeño, de compañía a compañía. Costaba menos que el paquete que había pedido inicialmente.
Mugabe ha culpado durante mucho tiempo de los problemas económicos de su país a los especuladores, a traidores, a los imperialistas y a los homosexuales. Maduro tiene en su haber que no culpa a los homosexuales, pero insiste en que los capitalistas locales y sus aliados estadounidenses están librando una "guerra económica" en Venezuela. Esto es absurdo: en ambas economías, los ataques han venido desde sus propios gobiernos.
Con el tipo de cambio oficial más sobrevalorados, diez bolívares valen un dólar americano. En el mercado negro, el mismo dólar obtiene 1.150 bolívares. Zimbawe abandonó su moneda sin valor no mucho después de que la inflación mensual alcanzase el 80 mil millones % en noviembre de 2008. Los zimbauenses ahora usan dólares estadounidenses y otras monedas extranjeras. Los ingresos reales en Zimbawe se redujeron en dos tercios entre 1980, cuando se hizo cargo de Mugabe, y 2008. Se han recuperado parcialmente gracias a la dolarización y al desguace de algunas de las idioteces políticas del anciano.
Para Venezuela la lección es clara. Si se fracasa en el intento de conseguir un modelo económico mejor que el de Mugabe, las cosas sólo van a empeorar. La oposición venezolana está dispuesta a cambiar de rumbo. El despiste general del Sr. Maduro les ofrece una oportunidad. Maduro confiesa que está abordando la escasez criando él mismo sus propios pollos y lo mismo deberían hacer todos los demás.
 

Por el Gamonal

(Nota informativa: si pinchan en una foto, se ven todas seguidas, en grande y mucho mejor. Lo recomiendo)

Llevaba tiempo sin salir con la moto. 

Este pasado Jueves Santo había quedado con mi amigo Rafa para dar una vuelta. Cuando nos vimos me comentó que Sergio -otro amigacho- también se apuntaba, así que nos acercamos hasta su casa por la zona de Santa Catalina y de allí salimos en dirección a El Zardo. Seguimos por los Llanos de María Rivera. La verdad es que hacía frío. La carretera, completamente mojada. El cielo se iba oscureciendo a medida que subíamos por La Calzada. Cuando llegamos a Santa Brígida decidimos bajar hacia la costa donde al menos divisábamos cielos despejados. Giramos a la derecha en la Atalaya y tiramos para Telde. Salimos por la Higuera Canaria y terminamos echándonos un picoteo en la cofradía de pescadores del puerto de Taliarte en donde hacía bastante viento pero lucía un sol muy agradable. Llegué a casa sobre las cuatro y algo de la tarde.

El pico de Bandama desde algún punto entre la Atalaya de Santa Brígida y Telde.   
El Domingo Santo, con el cambio de hora, salí un poco más tarde. Me llegué hasta el muelle deportivo y como no había nada interesante, sobre las 9:15 enfilaba la autovía en dirección Sur viendo en el horizonte que el tiempo ayudaba por allá abajo, pero a la altura del túnel de San José cambié de opinión y subí otra vez por la carretera del centro. Craso error.

Aún no estaba en Tafira Baja cuando las manos empezaron a enfriárseme.

Dejé atrás Santa Brígida y tiré por El Gamonal 
La carretera es bastante estrecha y de doble sentido.
Paré unas cuantas veces a tirar fotos y en todas tuve que acercar las manos al tubo de escape para calentarlas porque estaban tan frías que los dedos no respondían, no tenían sensibilidad. (Es evidente que la nueva moto con puños calefactables se hace necesaria). Las que siguen las disparé desde una especie de pequeño merendero abandonado.
La verdad es que no me acordaba pero en aquel merendero ya yo me había parado anteriormente.
Verde por todos lados.
La cumbre se veía despejada pero no como para subir y eso que iba bien abrigado.
Aquí se ve el estado de abandono de este pequeño merendero. Las malas hierbas lo han invadido todo.

 Una panorámica de la capital desde El Gamonal.
Las Canteras y La Isleta
El Seminario en el centro a la derecha. El Hospital Juan Carlos I más a la derecha y las plataformas y los buques para prospecciones que tenemos atracados en el muelle. Por cierto, en 2014 sólo cinco puertos españoles entraban en la lista de los 125 más importantes del mundo y el nuestro estaba entre ellos. Valencia, Algeciras, Barcelona y Bilbao nos acompañaban

Una parte de Santa Brígida
Cuando ya volvía de vuelta me encontré con esta ermita abierta. Paré, me quité el casco y la mochila de la cámara que dejé en unos bancos y tiré unas cuantas fotos del interior.
Aunque por fuera estaba un poco "cascada", -de hecho el cartel del Cabildo colgado en la fachada anuncia una subvención para la reparación del tejado- por dentro era de una sobriedad espartana inmaculada.



La pila bautismal




Terminé saliendo de nuevo al cruce de Telde pero,.......por ahí ya había ido con mis amigachos dos días antes y no era plan, así que giré a la izquierda y subí de nuevo hacia la Atalaya, pasé por delante del Hotel Escuela y de ahí a casa.